Temas del día Más temas

Coronavirus

Variante delta de COVID-19 podría convertirse en cepa dominante en Estados Unidos

De acuerdo con Rochelle Walensky, directora de los CDC, la variante Delta del COVID-19 podría convertirse en la cepa dominante en USA. Aquí los detalles.

Estados Unidos
Multitud de personas caminando con mascarilla
Justin Tallis AFP

Los casos positivos de coronavirus en el país continúan disminuyendo en muchas partes del país, sin embargo, la propagación de la variante Delta del COVID-19, la cual es altamente contagiosa, podría representar una nueva amenaza.

El pasado viernes - 18 de junio - durante una aparición en Good Morning America, la doctora Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, mencionó que la fácil transmisión de la variante Delta probablemente la convertirá en la cepa dominante en los Estados Unidos en un futuro cercano.

“[La variante Delta] Es más transmisible que la variante alfa, o la variante del Reino Unido, que tenemos aquí. Vimos que rápidamente se convirtió en la cepa dominante en un período de uno o dos meses y anticipo que eso será lo que sucederá con la cepa Delta aquí”, dijo Walensky.

Los CDC clasifican la cepa Delta como “variante de preocupación”

Delta es la variante B.1.617.2 y fue detectada por primera vez en India en octubre del 2020. Actualmente, esta cepa se ha extendido a al menos 74 países.

El pasado 15 de junio, los CDC dieron a conocer que clasificaron la cepa Delta del COVID-19 como “variante de preocupación”, debido al crecimiento de casos positivos de coronavirus en el país correspondientes a dicha cepa.

La designación de “variante de preocupación” corresponde a las cepas del virus más transmisibles y que pueden causar una enfermedad más grave. Además, antes las “variantes de preocupación”, las vacunas, los tratamientos y las pruebas pueden ser menos efectivas.

COVID-19: ¿Qué vacunas protegen contra la variante Delta?

De acuerdo con un estudio publicado por Public Health England, las vacunas de Pfizer-BioNTech y Oxford-AstraZeneca ofrecen una protección sólida contra la hospitalización derivada de la variante Delta.

Al completar el esquema de vacunación de dos dosis de Pfizer-BioNTech, la protección de la variante Delta es del 96%. Por otro lado, la protección después de haber recibido las dos dosis de la vacuna de AstraZeneca es del 92%.