Temas del día Más temas

MLB

Exempleado de los Angels acusa de nuevo a Gerrit Cole de uso de sustancias prohibidas

En enero de 2021, Brian Harkins, exempleado de los Angels, señaló a múltiples pitchers, incluido Cole, de aplicar sustancias a las pelotas de MLB.

Estados Unidos
Gerrit Cole con los Yankees
David Berding AFP

A pesar de que la MLB ha iniciado una cruzada contra el uso de sustancias ilegales en las pelotas de la liga, múltiples voces señalan a las Mayores de saber del tema. Ahora, uno de los precursores del caso habla al respecto.

En entrevista para Sports Illustrated, Brian Harkins, exempleado de los Angels despedido en enero tras ser acusado de entregar materiales prohibidos a múltiples lanzadores, explicó que cuando se le informó de su separación encaró a Billy Eppler, gerente general del club en ese momento, y le indicó que los motivos de su destitución eran la norma en las Mayores.

Agregó que la investigación de MLB al respecto es insatisfactoria.

"Me despides por algo que está pasando por todo el clubhouse. No me dijo nada, se levantó de la mesa, dejó la habitación y el resto de la reunión fue con el abogado de los Angels", elaboró. "Si hicieron una pesquisa y solo me descubrieron a mí, es una investigación muy mala".

Abunda a la polémica

'Bubba', como también es conocido Harkins, sirvió durante más de tres décadas como manager del clubhouse visitante en Angel Stadium y al momento de la rescisión de su contrato salió a señalar a múltiples lanzadores de alto calibre, entre los que se encuentran Gerrit Cole, Max Scherzer, Justin Verlander, Corey Kluber y Adam Wainwright, de solicitarle material para aplicar a sus pelotas.

Lo preocupante de las acusaciones de Harkins es que ahora mostró a SI las conversaciones en su teléfono celular donde se puede apreciar que era un hombre solicitado por lanzadores de los Angels y externos al club.

Al saber de la investigación y posibles acciones de la Gran Carpa, 'Bubba' indicó que sirvió como chivo expiatorio de la liga pues la MLB no ha querido tomar medidas reales en contra de los serpentineros.

"Me enferma ver a los jugadores tomar sus muñecas, frotas sus guantes y gorras. Pienso, 'Bueno, alguien fue despedido y ese fui yo. Deberían limpiar la reputación de la liga, pero no lo han hecho'", sentenció.