Temas del día Más temas

CORONAVIRUS

Coronavirus EE.UU: Efectos secundarios de la vacuna Pfizer vs Moderna

Muchos jóvenes han sufrido de miocarditis tras recibir la vacuna contra el coronavirus de Pfizer o Moderna. Aquí los efectos secundarios de cada dosis.

Estados Unidos
Coronavirus EE.UU: Efectos secundarios de la vacuna Pfizer vs Moderna
Dado Ruvic REUTERS

Más del 50% de la población adulta ya ha sido inoculada contra el coronavirus en Estados Unidos. Actualmente, el país cuenta con la autorización de uso de emergencia de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) para tres vacunas: Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson.

Pese a que el plan de vacunación avanza rápidamente en el país, lo cierto es que en los últimos días se ha encendido la alarma ante varios casos de miocarditis presentados en jóvenes menores de 30 años tras recibir las vacunas de Pfizer y Moderna.

Es por ello que, a continuación, te presentamos los principales efectos secundarios entre las vacunas de las farmacéuticas Pfizer y Moderna.

Coronavirus EE. UU: Efectos secundarios de la vacuna Pfizer vs Moderna

A inicios de junio, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) emitieron una nota para concienciar sobre la miocarditis y la pericarditis después de la vacunación, sin embargo y de momento, los expertos de salud de Estados Unidos no han podido confirmar el vínculo exacto entre las vacunas COVID-19 y la miocarditis, pero se continúa investigando una posible relación.

Además de los más de 200 casos de miocarditis registrados, de acuerdo a información proporcionada por los CDC, tanto las vacunas de Pfizer como las de Moderna tienen efectos secundarios que incluyen dolor en el lugar de inyección tras ser inoculado, fatiga, dolor de cabeza, dolor muscular, dolor articular y, en algunos casos, fiebre.

Cabe mencionar que en ambas vacunas los efectos secundarios son más comunes después de la segunda dosis. Asimismo, es necesario tener en cuenta que los efectos secundarios son tan solo una señal de que el sistema inmunológico está reaccionando a la vacuna, no de que la vacuna no sea segura.

De momento, no se sabe de efectos secundarios graves y a largo plazo que estén vinculados con las vacunas, sin embargo, se continuarán monitoreando los efectos atípicos que se presenten.