MLS

LAFC mantiene el invicto en rivalidad ante Houston Dynamo

Un encuentro que vivió de sus dos goles dejó una vez más en claro que el equipo de Carlos Vela lo necesita pronto para revivir en la campaña.

Estados Unidos
Eduard Atuesta y Darwin Quintero peleando por el balón en duelo entre LAFC y Houston Dynamo en la MLS.
Jayne Kamin-Oncea Getty Images

El titular nos podría dar mucho de qué hablar. Podríamos hacerlo de la superioridad de LAFC sobre Houston Dynamo, de los angelinos manteniéndose invictos ante los texanos y en la actual temporada de la MLS. Pero, a pesar de que cada uno de esos puntos sea cierto, la realidad es que los dirigidos por Bob Bradley volvieron a quedar cortos de expectativas ante un rival que tuvieron que haber vencido.

Los primeros diez minutos comenzaron activos, por lo que la primera gran jugada, con aliento de un encuentro propositivo, llegó firmada a nombre colaborativo de Eduard Atuesta y Diego Rossi, quien, en su regreso a las canchas, pudo disputar cerca de 100 minutos esta tarde. El uruguayo se desmarcó a pase filtrado del colombiano y al barrerse por la bola parecía estar listo para celebrar hasta que el arquero Marko Maric atajó en los últimos segundos posibles.

De ahí vino un dominio de juego por parte de Houston, pero también más peligro de los visitantes. De hecho, después de un choque que sufrió Jesús Murillo en un tiro de esquina de los anfitriones, Maxi Urruti apareció solo en el área en un tiro de esquina, pero, al estar tan cerca a la línea base, el argentino no pudo más que rematar de manera lateral. Los de Tab Ramos llevaron entonces la propuesta con Memo Rodriguez, pero, como gran parte del encuentro, Pablo Sisniega estuvo listo para salvarle la misión a los blancos.

Fue hasta el regreso de los vestidores que todo se convirtió en locura por ciertos minutos. En una triangulación ni siquiera imaginada, Atuesta sirvió a Mark-Anthony Kaye, éste después a Latif Blessing ya dentro del área y el ghanés se tomó su respiro para encontrar a Corey Baird, quien dejó sin idea a Maric para abrir el marcador. Sin embargo, sin siquiera haber terminado su festejo, Fafá Picault mandó un milagro al centro del área y Tyler Pasher se encargó de convertirlo en realidad para igualar las acciones y, así, marcar su primer tanto después de cuatro encuentros en la MLS.

Ello trajo un alta de revoluciones y vimos intentos restantes en las piernas de Atuesta y Picault, pero los entrenadores decidieron contener el encuentro cuando mandaron a sus ofensivos al banquillo. Urruti fue el primer sacrificado de todos y de ahí se empezó a partir con los demás, al grado de que LAFC se encargó de crear un partido a base de posesión en la parte de atrás y uno que otro llamado frente al arco rival.

Un último recorte y cañón de Picault reanimó las acciones de tal manera que el silbante central quería ver si eso podía catapultar el juego y decidió agregar seis minutos. ¿En qué se convirtieron? En simple tiempo de desgaste y sin emociones para todos los aficionados presentes en el BBVA Stadium. Por lo tanto, las franquicias se despidieron en empate y uno que le sabe peor a Houston.

Se alcanzan en este ritmo los siete juegos históricos sin que Houston Dynamo pueda vencer a LAFC desde su llegada y, además, ha provocado alejarlos de la pelea con los mejores ocho. Por su parte, aunque se abre con empate de visita, la escuadra californiana podría caer hasta la quinta posición en caso de que Seattle Sounders y Vancouver Whitecaps ganen sus desafíos.

Continúa el viaje fuera para LAFC

Si ya enfrentarse una vez a Seattle Sounders es complicado, ahora en casa será peor. LAFC entró con este juego a su primera gira de tres partidos en la temporada y donde tenía victoria segura, la ha dejado escapara. Sus siguientes compromisos están en peligro de resultado cuando visiten a Los Angeles Galaxy y, posteriormente, el Lumen Field, casa de unos Sounders que ya contarán con Nicolás Lodeiro.