NFL

DeCosta: Críticas a WRs de Ravens son “insultantes”

Baltimore no ha tenido mucho éxito al momento de encontrar o adquirir a jugadores que marquen una diferencia en el juego aéreo.

Estados Unidos
0
Ravens
Nick Wass AP Photo

De una u otra manera, los Baltimore Ravens han encontrado la forma de mantenerse relevantes en el ultra competitivo mundo de la NFL. Con más frecuencia de la que no, y a diferencia del resto de la liga, su camino hacia la relevancia no incluye a un wide receiver de estirpe.

Eric DeCosta, gerente general de los Ravens, ha escuchado las críticas. Y está harto de ellas.

“Queremos buenos jugadores en cada posición”, dijo DeCosta en conferencia de prensa. “Estoy al tanto de que algunos de nuestros aficionados no están satisfechos con nuestros wide receivers, nuestro draft y todo eso. En general, veo nuestro récord y la manera en que ganamos partidos y cómo jugamos al football y estoy orgulloso del equipo”.

Hasta ahí, DeCosta tiene razón. Después de todo, Baltimore tiene buenos jugadores en (casi) todas las posiciones.

“Tenemos realmente buenos receptores jóvenes”, continuó. “Es insultante para ellos cuando escuchamos que no tenemos buenos receptores. Es muy insultante. Yo también estoy ofendido, para ser sinceros. Creo que tenemos algunos muchachos que quieren demostrarles a todos lo que pueden hacer”.

La indignación de DeCosta, sin embargo, no está justificada. La historia no está del lado de los Ravens.

Desde el primer draft de los Ravens en 1996, Baltimore y Washington son los únicos dos equipos en toda la liga en no haber seleccionado a un receptor de Pro Bowl en el draft. Y en cada una de las últimas dos temporadas, los wide receivers de Baltimore han terminado en el sótano de la NFL en recepciones, y yardas recibidas.

Algunos dirán que eso se debe a la desbalanceada ofensiva de Baltimore, que se enfoca primordialmente en el ataque terrestre. Si ese es el caso, ¿entonces por qué invertir tanto en busca de un receptor que marque diferencia en el juego? Baltimore ha tomado a tres wide receivers en total en las primeras tres rondas de Drafts de 2019 y 2020, combinados. Ninguno de ellos ha despegado por completo.

Desde 2010, Baltimore ha tenido apenas tres wide receivers con temporadas de 1,000 yardas –Torrey Smith (2013), Steve Smith (2014) y Mike Wallace (2016). Y hablamos de cosas insultantes y ofensivas.

Para profundizar la crisis de los Ravens en la posición, el equipo hizo un esfuerzo consciente por brindarle armas adicionales a Lamar Jackson en la agencia libre de este año, entablando serias negociaciones con receptores de la talla de JuJu Smith-Schuster y T.Y. Hilton, dos veteranos de calidad probada que prefirieron aceptar menos dinero por mantenerse en su antiguo equipo que continuar su carrera en el cementerio de receptores.

Baltimore tuvo que conformarse con la llegada de Sammy Watkins, un veterano de siete temporadas que sólo tuvo un año de más de 1,000 yardas y que no rebasa las 673 en una temporada desde 2015.