AS ENTREVISTA A THIAGO

Thiago Alcántara para AS: "Pude volver a jugar en España"

Thiago, a AS, sobre el emparejamiento de Champions: "Nos tomamos al Madrid con el respeto que debemos"; y sobre Ramos: "Transmite ambición".

AStv / Javier G. Matallanas

Thiago Alcántara (29 años) es uno de los fijos de Luis Enrique. El centrocampista del Liverpool es un formidable conversador. Habla de fútbol con la pasión con la que lo juega. Por su categoría y jerarquía le han elegido como modelo de la nueva elástica de la Selección española de Adidas que hoy sale a la venta. Después de posar atiende a AS en La Futbolería.

¿Qué tal es la nueva camiseta de la Selección?

La Roja siempre será La Roja y competimos contra otros equipos que van de rojo y tenemos esta que es súper chula, blanca. ¡Es preciosa!

¿Por qué eligió España antes que Brasil?

Mi hermano Rafa eligió Brasil porque él nació allí y siempre tuvo mayor afectividad que yo, que también amo Brasil, que toda mi familia es de allí, pero he pasado la mayor parte de mi vida aquí en España. Me he criado aquí en España, he vivido el fútbol español desde que tengo uso de razón, se dio de manera natural.

Ha ganado 24 títulos con el Barça y el Bayern. Y con España Sub-17 y Sub-21 ha sido campeón, su reto ahora es seguir ganando con el Liverpool y ganar con la Selección absoluta.

Cada año y desde que eres pequeñito sueñas con ganar todo lo que sea posible, ganar los tres puntos, ganar un trofeo, ganar lo que sea. Pero cuando llegas a una etapa profesional piensas en la competitividad, lo que te motiva y te da alegría es ganar cada partido y luego llegan los títulos. Lo que has conseguido no te sirve y todo es nuevo para mí cada año, cada temporada es un reto nuevo.

Thiago Alcántara es un fijo de la lista de Luis Enrique, ¿cómo ve a esta España? ¿Está ilusionado?

¡Por supuesto! Estaría igual de ilusionado si estos tres partidos de ahora fueran amistosos en vez de clasificación para el Mundial de Qatar. Venir a la Selección es un premio y significa que lo estás haciendo bien en tu equipo y de manera individual. Es una época atípica en la que vamos a jugar fase de clasificación del Mundial con una Eurocopa delante. Gracias al entrenador y su cuerpo técnico nos centramos ahora en los tres partidos de clasificación para el Mundial, sobre todo el de Grecia que es el primero. Tenemos un grupo fantástico en esta Selección, mucha gente joven y gente también de experiencia, y esa unión es muy buena.

¿Cómo se ha adaptado Thiago al estilo de Klopp, un fútbol más de transiciones que el 'tiqui taca' de La Masía en el que creció?

Al final lo que queremos todos es jugar en un estilo ganador. He tenido la suerte de jugar en dos equipos que en toda su historia han tenido un estilo ganador como el Barça y el Bayern y ahora mismo estoy en uno, el Liverpool, que tiene también ese gen ganador. Es una liga diferente, pero sólo cambia la forma en la que queremos jugar, la forma en la que se plantean los partidos es diferente del Bayern y el Bayern era diferente del Barça. Es una época de evolución, de aprendizaje. Hay que ser mejores que el año anterior si es posible.

¿En qué cambia el fútbol del Liverpool, en qué hacer cuando tienes el balón y cuando no lo tienes, en las transiciones? ¿Luis Enrique, Klopp, Guardiola… qué matices ve en cada uno?

No es una comparación entre entrenadores solo, sino también de tipo de jugadores que tienes al lado. Ahora tenemos unas balas arriba que con balón en profundidad nos ayudan mucho, luego al pie también te solucionan muchos aspectos. Tienes esa opción de poder jugar los dos tipos de balones. En la Premier el tiempo del balón en juego es mayor que en otras competiciones. Y también cambian los duelos, en la Premier vives continuamente en un duelo y esa es la diferencia con otras ligas.

En la Selección tenemos para jugar con dos pivotes 'top mundial' como Busquets y Rodri. A veces Luis Enrique ha puesto a Thiago de medio centro también. ¿Dónde prefiere jugar ahí o de interior en el 1-4-3-3?

Venimos a la Selección para jugar de lo que nos pida el míster. Me siento cómodo en cualquier posición del medio campo y me siento cómodo en cualquier otra posición para intentar ser lo más versátil posible. Tenemos grandes jugadores y nos adaptamos con la inteligencia futbolística que tienen todos los compañeros a poder jugar de cualquier manera para vencer y para dominar que es lo que más nos gusta y por lo que se ha caracterizado al fútbol español durante los últimos años.

¿Tenemos bloque para volver a acercarnos a los que ganan después de las decepciones tras haber ganado Eurocopa, Mundial y Eurocopa?

Los últimos resultados pueden darnos una cierta perspectiva, súper positiva, de dónde va a encaminada esta Selección, de lo que se trabaja en esta Ciudad del Fútbol de Las Rozas con el míster. Con esta perspectiva es obvio que estamos aptos para poder soñar en ganar, pero luego el fútbol es día a día, el entrenamiento diario, el partido, y no podemos perder esa hambre y esa ambición que nos ha hecho ganar esos partidos los últimos meses.

Sergio Ramos está a seis partidos de ser el jugador que más partidos ha jugado con su selección en la historia del fútbol. ¿Cómo es jugar al lado de un mito?

Es fantástico jugar con Sergio. Pasan los años y sigues aprendiendo de él, sigue evolucionando, sigue queriendo competir, su característica principal es esta ambición, esta lucha y nos la trasmite a nosotros en la Selección y podemos aprender de un tío que con tanto éxito y con tanto reconocimiento del fútbol sigue queriendo más.

Mejor de compañero que de rival dentro de unas semanas con el Real Madrid ante el Liverpool en la Champions.

Me encanta tener de compañero a Sergio en la Selección y cuando me toque de rival, pues será mi rival.

La pandemia del coronavirus le ha impedido ver Anfield con gente, 'The Kop' repleto de banderas…

Es un cambio de país, de club, de estadio y tienes la expectativa no solo de ver al público de tu estadio, que será precioso ver Anfield lleno, pero también la vivencia de aprender día a día de este país nuevo. Para los futboleros como nosotros el fútbol pierde mucha de su esencia sin gente en las gradas. Estamos compitiendo con estadios vacíos y hemos tenido que reaprender porque desde pequeñitos hemos jugado en campos sin gente, con padres chillando. Sabíamos cómo hacerlo y estábamos acostumbrados a jugar con gente apoyándonos e incluso con gente contra nosotros. Ahora nos hemos acostumbrado a jugar con público, pero echamos tanto de menos que haya gente en los estadios que hay una pequeña añoranza día a día.

Su padre no gritaría mucho cuando iba a verle de pequeño. ¿Hay pique con Mazinho porque él es campeón del mundo?

¡Al revés! Toda hazaña y toda conquista individual de un familiar, de un amigo, cualquier persona que le tengas cariño no hay ningún tipo de pique, hay una felicidad de la quieres ser partícipe. Es un placer poder compartir nuestras conquistas con él, las mías y las de mi hermano.

Su padre querrá una Copa del Mundo ahora de España y de Brasil…

¡Solo tiene una más que nosotros! (risas)

Ha ganado la Champions con el Barça y con el Bayern, ahora tendrá de objetivo ganarla con el Liverpool.

Ganar esa competición siempre es muy complicado y cuando la ganas da igual con que equipo la ganes. La Champions es el punto álgido del año. Soy un privilegiado de poder haber ganado la Champions dos veces, es muy complicado vivir esos dos momentos porque realmente es difícil ganar esta competición. Todos los jugadores, los mejores de Europa, quieren lograrla a final de temporada. Nos peleamos entre todos los grandes de Europa para poder ganarla.

¿Tuvo opciones de regresar a la Liga antes de ir a la Premier League?

Tuve opciones de regresar, pero lo tuve claro. Salir del Bayern era para poder vivir la experiencia de la Premier, una liga muy competitiva. Cuando recibí la llamada del entrenador y del club fue una decisión fácil elegir el destino, pero fue difícil elegir si realmente quería salir del Bayern. Al final se dio y estoy muy contento.

¿Por qué están mejor los clubes de la Premier que de la Liga a día de hoy en Champions?

Aunque haya jugado en las dos ligas, es difícil hacer la comparación porque lo hice en tres etapas de mi carrera. Ha habido años en los que España se ha llevado la palma ganando Champions y Europa League y con finalistas. Es como todas las rachas, cuando encuentras el punto en que las cosas funcionan pues trabajas en ello y tienes una época exitosa. Igual pasa con las competiciones y los países.

Entonces, ¿no hay un motivo físico? Con la pandemia del coronavirus hay una gran exigencia física a los futbolistas.

Más que físico creo que es psicológico. Falta el plus del público en momentos finales de partido, que te da ese puntito físico. Es algo psicológico. Como en el día a día poder hacer poco por la ciudad con la familia, y más en una ciudad nueva. Vas de casa al entrenamiento y del entreno a casa y entras en una dinámica en la que solo es eso. El fútbol es mucho más, tienes que vivir el día a día, el acercamiento con los fans. Yo tengo a mi hijo que es fanático del fútbol con cuatro añitos y el no poder llevarlo al estadio es frustrante para mí y para él. Cuando abra todo, será mucho mejor para todos.

¿De qué equipo es su hijo?

Del de su padre, ¡si no está castigado! (risas)

¿Pudo fichar por el Madrid en 2013 por 25 millones de euros?

Estamos hablando de hace muchos años. No me acuerdo de la situación. Ya estoy en otro club del que fiché en 2013. ¿Y si Roberto Baggio hubiese metido el penalti contra Brasil en el 94? Pues igual se hubiera parado Tafarel, el siguiente.

¿Y el pasado verano pudo fichar por el Madrid?

No estoy para especular sobre el verano. No me gusta especular sobre esto. Me gusta hablar de fútbol.

¿Cómo se ha tomado el sorteo de Champions que emparejó al Madrid y el Liverpool?

Hemos recibido el emparejamiento con todo el respeto del mundo, con el respeto a una eliminatoria de unos cuartos de final de Champions, con ganas de poder jugar los partidos. Es una competición maravillosa, contra un equipo fantástico. Nos tomamos al Madrid con el respeto que debemos.