LOS ANGELES DODGERS

Mookie Betts, satisfecho con su primer año con los Dodgers

El patrullero derecho de los Dodgers aseveró que la cultura ganadora ha llegado para quedarse en Los Angeles. El equipo jamás ha ganado la Serie Mundial en años consecutivos.

Estados Unidos
Mookie Betts
Gregory Bull Associated Press

Mookie Betts partió de Fenway en 2020 para llegar al Dodger Stadium con una única finalidad: ganar la Serie Mundial para la novena angelina tras más de tres décadas de su último campeonato.

Tras seis partidos del Clásico de Otoño en una temporada atípica, Betts observa el camino recorrido y siente el alivio de quien cumple su objetivo. "Se hizo el trabajo. Para eso estamos aquí", contó a Bill Plunkett, de OC Register.

Betts finalizó segundo en la votación por el MVP, detrás de Freddie Freeman, tras liderar a los Dodgers, junto con AJ Pollock, con 16 cuadrangulares en la temporada reducida. También aportó 39 carreras impulsadas, la segunda cifra más elevada en la novena, y terminó primero en anotadas (47).

Las exigencias para su primera campaña normal con los Dodgers se reducen a aportar a su equipo lo necesario: “Este año no espero ser mejor o peor. Solo vengo aquí a hacer mi trabajo. Ayudar a mi equipo a ganar", añadió.

En la Serie de Campeonato de Liga Nacional, Betts apotó siete imparables y una producida, pero también robó un extrabase a Marcell Ozuna en un momento crítico de la Serie. Para el Clásico de Otoño contra los Rays aportó un par de cuadrangulares y otro par de dobletes.

Dodgers buscarán repetir

“Creo que vimos que funcionó. Pero no fui solo yo; requirió de todos. Todos se suscribieron a esa cultura [ganadora], y me parece que está aquí para quedarse”, agregó el MVP de Liga Americana en 2018.

Betts llegó a los Dodgers en la temporada baja de 2020 junto en un intercambio que incluyó a los lanzadores Brusdar Graterol y David Price, ganador del Cy-Young.

Los Dodgers han llegado año tras año a la Serie Mundial cinco ocasiones. Sin embargo, el equipo jamás ha podido repetir el campeonato.

Tras ganar la edición de 1955 contra los Yankees en siete partidos, los neoyorquinos se llevaron el siguiente gallardete en siete encuentros.

En 1965, de la mano de Sandy Koufax, los Dodgers lograron el tercer título de MLB en su historia. Para 1966, los Orioles los barrieron con ayuda de Frank Robinson.