Super Bowl LV 2021

Super Bowl LV

SUPER BOWL LV

La defensa de los Bucs, física y oportunista

La defensa de Tampa Bay terminó la campaña 2020 segunda en tacleadas para pérdida de yardas (91) y primera en golpes a los pasadores (116).

Estados Unidos
0
Shaq Barrett
Matt Ludtke AP

Los Tampa Bay Buccaneers tratan de convertirse en el séptimo equipo que clasifica a Playoffs como Wild Card y gana el Super Bowl.

Obviamente Tom Brady es gran parte del éxito de los Bucs, pero este equipo ha ganado en la postemporada gracias a su defensiva, y para derrotar el domingo a los Kansas City Chiefs van a necesitar de otra actuación sobresaliente de ese lado del balón.

En la campaña regular, Tampa Bay terminó con la mejor defensa contra la carrera, al permitir únicamente un promedio de 80.6 yardas por juego.

Pero ante Patrick Mahomes, Travis Kelce, Tyreek Hill y el resto de la ofensiva de los Chiefs, los Bucs deben tener dos prioridades: presionar al quarterback y limitar las jugadas grandes de los playmakers de los actuales campeones de la NFL.

“Cuando presionas con cuatro hombres, tienes a más defensivos atrás, ya sea en zona u hombre-a-hombre”, dijo el coach Bruce Arians. “Puedes usar doble equipo con alguien en específico y hacer muchas cosas. Cuando comienzas a presionar con cinco o a mandar blitzes, debes usar más cobertura personal. Si lo puedes hacer solo con cuatro, mucho mejor”.

En la campaña regular, los Bucs registraron 48 capturas de quarterback, lo más alto para el equipo en 20 años.

Los outside linebackers Jason Pierre-Paul (9.5) y Shaquil Barrett (8) sumaron 17.5 de esos 48 sacks, y en los Playoffs se han combinado para otros cinco.

La defensa de Tampa Bay también terminó segunda en tacleadas para pérdida de yardas (91) y primera en golpes a los pasadores (116).

Además, en tres triunfos en los Playoffs, los Buccaneers tienen cinco intercepciones y han recuperado dos fumbles. Esos intercambios de balón han sido convertidos por Brady y la ofensiva de Tampa Bay en 35 puntos, incluidos 14 en el Campeonato de la Conferencia Nacional en Green Bay.

En la temporada, los Bucs han anotado 142 puntos después de 32 intercambios de balcón, lo más alto en la NFL.

En el triunfo sobre los Packers, Shaq Barrett capturó tres veces a Aaron Rodgers, con lo que empató a Warren Sapp como los únicos jugadores en la historia de la franquicia con tres sacks en un juego de Playoffs.

“Solo jugamos duro”, dijo el coordinador defensivo, Todd Bowles. “Los muchachos de la frontal, tenemos algunos buenos jugadores ahí y brillan en el momento adecuado. Están jugando muy bien en el frente. También hemos sido muy oportunistas en el perímetro. También están haciendo las jugadas cuando las necesitamos. Huelen sangre y van por ella”.

El cornerback Sean Murphy-Bunting tiene al menos una intercepción en sus tres primeros partidos de postemporada. Solo otros tres jugadores lo habían logrado en la historia de la NFL: Aeneas Williams, Ed Reed y Jason Sehorn.

El regreso del nose tackle Vita Vea es muy importante para esta defensa 3-4. Aunque Vea no registró una sola tacleada en el juego en Lambeau Field, su presencia regularmente atrae la atención de dos linieros ofensivos y libera a otros jugadores, como los linebackers Devin White y Lavonte David.

“Vita hace la diferencia en nuestro equipo”, reconoció David. “Para ser tan grande, es muy atlético. Es un tipo del que te tienes que ocupar con dos hombres en cada jugada. Vita se puede mover, es ágil, puede presionar al pasador. No es solo efectivo contra la carrera”.

El novato Antoine Winfield Jr. es otra pieza importante en la defensa de los Bucs.

El safety, seleccionado en la segunda ronda (45 global) y proveniente de la universidad de Minnesota, tuvo una campaña sobresaliente con 91 tacleadas, tres capturas, cuatro golpes a los quarterbacks, una intercepción, seis pases defendidos, dos fumbles forzados y uno recuperado.

Winfield Jr. se perdió el Campeonato de la NFC con una lesión en el tobillo. No entrenó en toda la semana, pero este viernes participó a “full” en la práctica de los Buccaneers y se espera que pueda jugar en el Super Bowl LV.