WILD CARD ROUND

No esperes más: Los pronósticos para la ronda de comodines de la NFL

Tom Brady jugará por primera vez como visitante en la ronda de comodines, ¿podrá mantenerse con vida?

Estados Unidos
0
TOM BRADY
Lon Horwedel AP

¿Cuántos de ustedes celebraron el fin de año? ¿Cuántos de ustedes pensaron, bueno, el que viene no puede ser peor?

Pues les tengo noticias, en apenas siete días del 2021 Gran Bretaña anunció nuevos confinamientos por COVID-19, un farmacéutico de Wisconsin arruinó 500 vacunas porque “causaban mutaciones”, Dr. Dre sufrió un aneurisma, y se grabaron las escenas de la nueva película de Bane en el Capitolio de Estados Unidos. Es decir, reemplazamos a Jason Garrett con Mike McCarthy.

No hay mucho que celebrar ¿cierto?

Falso

Si consideramos que el inicio del nuevo año es un 2020 “reloaded”, sería justo pensar que los playoffs que inician el sábado nos ofrecerán también nuevas sorpresas. Sólo nos queda esperar que sean más agradables. Que la repotenciación que viene con 2021 se traduzca en una mejor postemporada que la del año pasado. Y, de inicio, promete que así será.

Lamar Jackson busca su primer triunfo en playoffs, Frank Reich se enfrenta en postemporada al equipo que comandó a la mayor remontada en la historia de playoffs, Tom Brady juega su primer partido como visitante en la ronda de comodines y los Browns, bueno, los Browns juegan su primer encuentro en playoffs desde 2002 y, no conformes con el grado de dificultad, lo harán si head coach.

Los Saints no tendrán que preocuparse en esta ocasión por Minnesota y un nuevo ojo MORADO. Aaron Rodgers está a un triunfo de jugar su primera final de conferencia como local y Andy Reid está a una victoria de llevar de albergar la final de conferencia por tercer año consecutivo, algo que sólo se ha visto una sola vez: con los Eagles de Andy Reid de 2002 a 2004.

Así es que el 2021 no tiene por qué ser peor que el 2020, no tiene por qué ser el McCarthy de Garrett. Solo tiene que ser diferente, y no diferente como Foles y Trubisky, que sea diferente en el mejor de los sentidos. Y no hay mejor manera de empezar con un cambio positivo que con los playoffs.

¿Están listos? Yo sí.

Colts en Buffalo (-6.5): Los Colts llegan a playoffs —con ayuda— y con uno de los equipos más balanceados, en el papel, en toda la liga. Novenos a la ofensiva, 10mos en defensa. Ocupan el lugar 11 tanto en yardas por tierra como por aire. Eso es balance. También, sin embargo, llegan con uno de los récords más engañosos de la liga, con solo dos triunfos ante equipos con marca ganadora, Titans y Packers, y lo demás puro relleno.

Los Bills, por su parte, sin indiscutiblemente el equipo más caliente de la liga, son como una esposa enojada en el sentido que nadie los quiere enfrentar. Pero eso no significa que sean indestructibles. En sus últimos ocho juegos, incluyendo el Hail Murray, tienen marca de 7-1 y promedian 37.8 puntos a favor y 22 en contra. Eso es suficiente para cubrir muchas líneas en Las Vegas y para crear muchas ilusiones.

Los Colts tienen el talento para dominar ambas líneas de scrimmage, pero eso no es suficiente. El sábado van a tener que establecer el ataque terrestre, la mayor vulnerabilidad de los Bills, y casarse con eso. Buffalo permitió 200 yardas terrestres en promedio en sus tres derrotas y 101 en las victorias. La fórmula está ahí. Lo que posiblemente no esté ahí sea la paciencia y la disposición de unos Colts que podrían caer en la tentación de enfrascarse en un tiroteo con Josh Allen a la primera señal de adversidad. El PICK: Bills 30-26 Colts

Rams en Seahawks (-3.5): El coach Sean McVay dijo en la semana que su plazo para anunciar un quarterback titular son las 13:39 del sábado, lo que significa que posiblemente ya sabe quién estará detrás del centro, pero simplemente no quiere otorgar ni una ventaja. Después de todo prepararse para Goff o para John Wolford son dos cosas distintas. Goff, Cooper Kupp y Andrew Whitworth volvieron a los entrenamientos en distintas capacidades.

De buenas a primeras, los Seahawks llegan en un mejor estado, con marca de 6-1 en sus últimos siete partidos y con tres victorias consecutivas ante tres defensivas de respeto como Rams, WFT y San Francisco. Pero es su propia defensa la que es digna de mención. En los últimos ocho juegos no han permitido más de 23 puntos y de hecho, promedian apenas 16 en ese lapso. Los han necesitado todos y cada uno de ellos para ayudar a un ataque de Russell Wilson que ha ido radicalmente a la baja en la segunda mitad de campaña.

Goff lució perdido la última vez que los Rams viajaron a Seattle y su cuestionable estado de salud con una fractura en el pulgar derecho enciende aun más focos de alarma. La defensiva de L.A. ha demostrado ser, justificadamente, la mejor de la NFL, pero si no cuenta con apoyo de una ofensiva tienen que jugar perfecto el domingo. Y jugar perfecto es demasiado pedir cuando se está en Seattle y enfrente está Wilson. El PICK: Seahawks 24-17 Rams.

Buccaneers (-8) en Washington: Nadie, absolutamente nadie, debería dar a los Skins Washington por muertos. Cosas más raras han pasado. ¿O necesito recordarles que los otros dos equipos que llegaron a playoffs con marca perdedora avanzaron a la ronda divisional? Bruce Arians lo sabe, está muy consciente que el registro de WFT no es, del todo, un reflejo del producto en el campo.

Más importante aún, históricamente, la fórmula para sacar de sus casillas a Tom Brady —playoffs o no— es meterle presión en la bolsa. ¿Saben quién puede hacer ese trabajo? Exacto. Washington, poseedor de la 4ta mejor defensiva, segunda contra el pase y sexta en sacks. No va a ser un día de campo. El cierre de calendario de Tampa —Vikings, Falcons, Lions y Falcons— podría servir para inyectarle confianza a un equipo que salía de una racha de 1-3 o para darle la falsa impresión de que todos sus problemas están solucionados.

Washington ha llegado a acostumbrarse al caos y no tiene nada que perder. Desafortunadamente para ellos, tampoco tiene mucho que ofrecer. Incluso si su defensiva llega a hacer el trabajo, ofensivamente no tienen como ayudar a Chase Young y compañía. Bucs 27-17 WFT.

Ravens (-3.5) en Tennessee: Públicamente, los Ravens afirman que la derrota ante los Titans en la postemporada anterior es cosa del pasado y que sólo piensan en el juego del domingo. En privado, posiblemente no piensen en otra cosa más que eso. En el momento de cobrar venganza, de disipar las dudas. De ver a Lamar Jackson, por una vez, a la altura de las circunstancias.

Los Ravens se colaron a playoffs en virtud de un cierre de calendario más fácil que hacer limonada: Cowboys, Browns, Jaguars, Giants y Bengals. Esos flanes les sirvieron a Baltimore para redescubrir su fórmula y tomar confianza. Ahora es momento de ponerla a prueba, particularmente a una defensiva que llega como la segunda mejor en puntos admitidos y que tendrá la tarea de frenar a Derrick Tractorcito2K Henry.

Los Titans pueden explotar a Henry las veces que quieran, como lo hicieron en el triunfo ante Baltimore la temporada pasada. Pero eso no les garantiza el mismo resultado. Esta versión de Tennessee está muy lejos de ser la de 2020, con una defensiva que no para ni un taxi. Ravens 28-23 Titans.

Bears en N. Orleans (9.5): La era de Sean Payton en Nueva Orleans se ha caracterizado por dos cosas: Ataques implacables y decepciones en playoffs. Este año, uno de esos aspectos está garantizado con Drew Brees y compañía. De los Saints depende ahuyentar los fantasmas del pasado, en especial contra rivales del Norte de la NFC.

Chicago, de acuerdo con muchos, no tiene cabida en la postemporada. Ningún equipo que montó sus esperanzas en la combinación Nick Foles-Mitch Trubisky, debería tenerla. Pero aquí están. Y están jugando bien. Anotaron más de 30 puntos en cuatro de sus últimos cinco juegos, Trubisky perdió apenas tres partidos como titular y la defensiva, aunque ya no es la de antaño, aún puede sacar uno que otro... susto.

Alvin Kamara está programado a salir de la lista de COVID-19 antes del juego del domingo y eso le da una dimensión completamente distinta a la ofensiva de los Saints. Nueva Orleans ha sufrido descalabros desconsoladores en postemporada por la manía de Payton de querer sorprender y salirse de lo hecho durante la campaña regular. Si logra resistirse a esa tentación, New Orleans estará bien. Saints 30-23 Bears.

Browns en Pittsburgh (-6): Los Steelers llegan a este juego en una situación en la que, sin importar el resultado, no pueden ganar. Derrotan el domingo a Cleveland y la reacción será: “Bien, hicieron lo que debían, ganarle a un equipo sin coach”. Una derrota, desataría una diarrea de críticas.

Por consiguiente, los Browns llegan sin nada que perder. El sistema de competencia les dio un boleto a playoffs cuando claramente su récord es mucho mejor que su nivel de juego. Pero eso no importa, sólo necesitan un triunfo para silenciar a los críticos y tienen las herramientas para hacerlo. Lo que no tienen es coach.

En postemporada la experiencia y el liderazgo son requisitos y no opcionales. Pittsburgh los tiene, Cleveland no. Steelers 28-21 Browns.

La Apuesta de DeTocho

Colts +6.5

Ravens -3.5

Rams/Seahawks UNDER 42.5

Carrera de Picks:

Semana 17

Pirrón: 14-2

DeTocho: 12-4

En la temporada:

Pirrón: 166-90

DeTocho: 179-77

Contra el spread:

Semana 17

Pirrón: 9-7

DeTocho: 8-8

En la temporada:

Pirrón: 108-132-16

DeTocho: 121-129-6