Temas del día Más temas

WASHINGTON FOOTBALL TEAM

Ron Rivera se enfrenta por primera ocasión a los Panthers

Metiendo a los Panthers al segundo Super Bowl (L) en su historia, Rivera pasó cerca de nueve temporadas en Charlotte antes de ser despedido en 2019.

Estados Unidos
Ron Rivera
Susan Walsh Associated Press

La llegada de Ron Rivera ha marcado una diferencia para Washington Football Team. Lo mismo ocurrió cuando llegó a las filas de Carolina Panthers en 2011, año en el que el club de Charlotte reclutó en la primera selección global a Cam Newton.

Después de seis temporadas como coordinador defensivo en la NFL (Bears, Chargers), fue Rivera el encargado de tomar las riendas en Carolina, y durante su gestión allí cambió la dinámica del equipo. Nombrado en dos ocasiones Entrenador del Año (2013, 2015), Rivera llevó a los Panthers al segundo Super Bowl en la historia del club (L), el cual perdieron ante los Broncos.

En sus ocho temporadas completas con el club, los Panthers clasificaron cuatro veces a la postemporada, tres de ellas como líderes divisionales del sur de la NFC.

Despedido tras la Semana 13 de 2019, habiendo acumulado cuatro derrotas de forma consecutiva, Rivera terminó su gestión en Carolina como el estratega más ganador en la historia de la franquicia (76-63-1).

Algunos analistas señalaron entonces que el despido del entrenador no fue la mejor decisión para el club. Newton no jugó más que en dos partidos aquel año y Kyle Allen llegó a mantener al equipo con marca 5-3, antes de perder ocho enfrentamientos de forma consecutiva, en apenas su segundo año como profesional —teniendo solo un juego de experiencia en su año de novato.

Llegaron unas semanas de vacaciones para Rivera, pero no fueron muchas. El 31 de diciembre de ese año, llegó a un acuerdo para sustituir a Jay Gruden en las laterales del FedEx Field. Al día siguiente, entrando el año nuevo, Jack Del Río fue presentado como coordinador defensivo.

En medio de un escándalo sexual que atraviesa el equipo y el propietario mayoritario Dan Snyder, y del cambio de nombre y logotipo tras las protestas durante décadas de los grupos nativos americanos por la connotación racista que estos dos acentuaban, Rivera ha logrado mantener a flote al club dentro del emparrillado con una defensa ubicada entre las 10 mejores de la liga en términos generales.

El modo de trabajar en la capital, expuso Rivera a su llegada, sería diferente. Sin importar más el antecedente de cada atleta, su rendimiento en años anteriores, para el estratega había que cumplir con los estándares de trabajo a partir de su llegada.

En una división en la que los cuatro equipos tienen oportunidad de avanzar a los playoffs, todos con marca negativa, Washington está al frente de la misma después de terminar con el segundo peor récord de la liga en 2019 (3-13).

Existe un 50% de probabilidad de que Alex Smith vuelva a la posición detrás del centro este domingo en el FedEx Field. El veterano está 4-1 como titular en la capital estadounidense este 2020. El último partido apoyó a sus compañeros desde las laterales al lesionarse hace un par de semanas la pantorrilla.

Ahora, Washington está a un par de semanas, de ganar sus siguientes dos partidos, de ir a su primera postemporada desde 2015.

Carolina, mientras tanto, se ubica de momento en el cuarto sitio para elegir primero en el próximo recultamiento universitario con marca 4-10 en el primer año de Matt Rhule como entrenador en jefe en la NFL.

¿Y si Newton no se hubiera lesionado?

Con el paso del tiempo, Rivera se ha cuestionado las posibilidades de los Panthers, de su propio paradero, y del rendimiento del MVP de 2015 si Newton se hubiese mantenido alejado de las lesiones. Sus últimas dos temporadas en Carolina, antes de partir a los Patriots, sufrió lesiones en el hombro (2018) y en el pie (2019).

“Sí lo hago, honestamente”, dijo Rivera. “Es el tipo de muchacho que cuando se mantuvo saludable y las cosas avanzaban, hombre, se creó todo un ímpetu [colectivo]”, sostuvo el estratega, según Charlotte Observer.