TAMPA BAY BUCCANEERS

Jason Licht: Tom Brady y Bruce Arians tienen gran relación

El quarterback y su entrenador en jefe pensaban jugar golf durante la semana de descanso de los Bucs, y la NFL les avisó que con ello violarían protocolos COVID.

Bruce Arians, Tom Brady
Justin Edmonds Associated Press

Tom Brady se embarcó en la tripulación bucanera a mediados de marzo con la agencia libre, y desde entonces el equipo de Tampa ha tenido mejores resultados con relación a años anteriores, pero no a la altura de lo esperado. Sin una pretemporada para hacer los ajustes necesarios durante un mes previo al inicio del calendario, los Bucs salieron a navegar confiando en que las condiciones fueran las favorables.

A cuatro semanas de terminar la campaña, el equipo de Bruce Arians está en la pelea para asegurar su sitio en los playoffs. De conseguirlo, sería apenas el primero de la franquicia desde 2007, es decir, 13 temporadas sin football en enero. El viaje no ha sido fácil, pero tampoco lleno de obstáculos. Los Buccaneers están 2-4 contra equipos que antes de iniciar el domingo de la Semana 14 tenían récord ganador. Después de Minnesota, Tampa juega dos veces contra los Falcons y una ante Detroit Lions.

La semana de descanso llegó tarde al club de Florida, apenas en la Semana 13. Para despejar sus mentes y cerrar la campaña de la mejor manera, Arians y Brady planearon en varias ocasiones compartir tiempo fuera del emparrillado y pasear por los campos de golf, sin embargo, la NFL avisó que eso, como cualquier otra reunión fuera de las instalaciones del equipo, estaba en contra de los protocolos COVID, reportó Adam Schefter, de ESPN.

Por los últimos meses se ha manejado una narrativa, apunta Schefter, en la que Brady y Arians no encajan en el mismo sitio. Una de las situaciones que más abonaron a ello sucedió en el primera fecha: en New Orleans, Brady tiró un par de intercepciones y el estratega aclaró que fue su equivocación pues no siguió la ruta de Mike Evans. Brady prefirió no seguir con las declaraciones en torno al tema.

“Realmente se llevan genial. Hay un profundo respeto entre ellos”, aclaró para ESPN Jason Licht, gerente general de los Buccaneers. “Ya lo han superado”, dijo una fuente de Schefter sobre el tema.

Antes de iniciar con la Semana 14 del calendario, los Buccaneers ya se ubicaban como el sexto mejor ataque de la liga (28.7), respaldados por la defensa número 11 en puntos permitidos (23.3).

Panorama rumbo a enero

El mejor récord al que pueden aspirar los Bucs actualmente es 11-5, que es, a su vez, la segunda mejor marca en la historia de franquicia. La última vez que lo consiguieron fue en 2005, bajo la dirección de Jon Gruden, estratega que le dio el único Super Bowl a la organización (2002) durante su primera campaña como dirigente allí.

La división esá lejos de las manos de los Buccaneers. Con un triunfo de los Saints en Philadelphia, New Orleans asegura su cuarto banderín del sur de la NFC en fila.