Solo vale ganar

Estados Unidos

En tiempos convulsos en los que hay rumores y que el presidente de la gestora alienta el fuego diciendo que el Camp Nou se cae y que en febrero no se podrán pagar los sueldos, Koeman gana.

Mientras el buque blanco cae cada dos o tres días ya que sigue siendo el mismo que hace cuatro años pero sin suerte, el Barça gana.

Y es precisamente eso lo que tiene que hacer: ganar y ganar sin Messi.

“A rey muerto, rey puesto” siempre se ha gritado desde tiempos del medioevo.

Nadie se acordó de Puyol, Xavi, Iniesta o Valdés en el partido siguiente porque bailamos embobados al ritmo de la camiseta y de los colores azul y grana.

Si Messi quiere irse al City pues suerte y gracias por todo. En los tiempos que corren de velocidad frenética no hay minutos para suplicar que alguien se quede.

El Barça permanecerá siempre porque el Barça es de todos y a pesar de que Bartomeu lo ha destrozado, volverá a resurgir, ahora de la mano de Koeman y de otros que llegarán.

Lo fundamental es no perder el rumbo ni los valores. No se puede caer en la “enfermedad” Milan AC o Manchester United que por pensar a corto plazo siguen hundidos en el éter del recuerdo y la nostalgia borrosa.

Lo de Ronaldinho fue penoso y el fichaje de Mou peor y aún lo siguen pagando porque se traicionaron.

La gente quiere a Koeman aunque a él le dé igual y no haga esfuerzos. La última vez que le vi sonreír fue borracho antes de besarse con Hristo en la boca.

Sin dudarlo, Koeman, el menos cruyfista de todos los holandeses sigue apostando por los jóvenes y haciendo malabares sin olvidar lo principal: ganar.