Ravens
14
FIN
19
Steelers

NFL

Steelers sufre ante Ravens, pero sigue perfecto

Baltimore extrañó a varios de sus titulares, particularmente a la ofensiva: Lamar Jackson, Mark Ingram y J.K. Dobbins no vieron acción en el Heinz Field.

Ben Roethlisberger con los Steelers
Don Wright AP

La espera valió la pena… para los Pittsburgh Steelers.

En un partido que debió jugarse el jueves de Thanksgiving y que fue movido en tres ocasiones debido al brote de COVID-19 en los Ravens, los Steelers derrotaron 19-14 a Baltimore para mantener su paso perfecto y mejorar su récord a 11-0.

Fue un juego raro para la NFL en miércoles, que hizo recordar los primeros días de la historia de los Steelers.

Los cuatro primeros partidos de la franquicia, en 1933, fueron en miércoles. Todos como local y bajo el mote de los Pittsburgh Pirates.

Los Steelers ahora tienen récord de 5-6 en miércoles.

Baltimore extrañó a varios de sus titulares, particularmente a la ofensiva. El quarterback Lamar Jackson y los corredores Mark Ingram y J.K. Dobbins no vieron acción en el Heinz Field, pese a haber salido de la lista COVID-19, en la cual los Ravens incluyeron al menos a 20 jugadores en un lapso de ocho días.

Sin tres de sus principales armas, el ataque de Baltimore no hizo gran cosa ante una de las mejores defensas de la NFL.

De hecho, el primer touchdown del juego fue de la defensiva de Pittsburgh. Joe Haden interceptó a Robert Griffin III y se llevó el balón 14 yardas hasta las diagonales para el pick 6. Chris Boswell falló el extra y los de casa se fueron arriba 6-0.

Pero, en un primer cuarto que incluyó cuatro intercambios de balón (dos de cada equipo), Ray-Ray McCloud perdió el ovoide en una patada de despeje y fue recuperado por Anthony Levine en la yarda 16 de los Steelers.

Cuatro jugadas después, Gus Edwards anotó en carrera de una yarda (su cuarto de la campaña) y los Ravens le dieron vuelta al marcador, 7-6 a 2:07 del final del primer cuarto.

Pittsburgh montó dos largas series ofensivas, de 73 y 65 yardas, y en ambas entró dentro de la 10 de Baltimore; sin embargo, solo sacó seis puntos tras los goles de campo de Boswell, de 25 yardas y 27 yardas.

Griffin III tuvo una escapada de 39 yardas, pero en la última jugada de la primera mitad, el quarterback de Baltimore no pudo conectar en las diagonales con el tight end Luke Willson, gracias a una buena jugada defensiva del safety Minkah Fitzpatrick.

Unos segundos antes, la defensa de los Steelers no le permitió nada a Gus Edwards, quien solo necesitaba una yarda para anotar. Sin tiempos fuera en la primera mitad, la ofensiva tuvo que apurarse, pero se fue con las manos vacías y abajo en el marcador, 12-7 después de los dos primeros cuartos.

Los Ravens terminaron la primera mitad con 11 yardas aéreas, segundo más bajo en la campaña. Los Broncos terminaron con cero yardas aéreas el domingo ante los Saints.

Ben Roethlisberger finalmente encontró las diagonales cuando comenzaba el cuarto periodo. Fue un envío de una yarda a manos de JuJu Smith-Schuster, quien así consiguió su sexta recepción de touchdown de la temporada para aumentar la ventaja de los locales, 19-9, con 13:20 en el reloj de juego.

Trace McSorley, quien sustituyó a Griffin III, aparentemente por lesión, conectó un pase por la banda derecha con Marquise Brown, quien se escapó 53 yardas después de atrapar el balón para completar el touchdown de 70 yardas, que acercó a Baltimore 19-14 a tres minutos del final del juego.

McSorley, sin embargo, no volvió a tocar el balón.

La defensiva de Pittsburgh tuvo tres capturas de quarterback y así los Steelers llegaron a 68 juegos consecutivos con al menos un sack, con lo que igualaron lo hecho por los Dallas Cowboys entre 1976 y 1980, la segunda racha más larga en la era del Super Bowl.

T.J. Watt terminó con dos capturas, con las que llegó a 11 en la campaña, líder en la NFL.

En la Semana 13, los Ravens (6-5) reciben a los Dallas Cowboys, mientras Pittsburgh jugará en casa ante el Washington Football Team.