Seattle Seahawks

D.K. Metcalf tuvo motivación extra en el juego contra Eagles

El estelar wide receiver de segundo año ha iniciado las comparaciones con Calvin Johnson al guardar similitudes de envergadura y talento.

D.K. Metcalf con los Seahawks
Chris Szagola AP

Previo a la visita de los Seahawks al Lincoln Financial Field de Philadelphia, D.K. Metcalf, quien poco a poco se ha ganado comparaciones con Calvin Johnson, recibió un duro golpe por parte del cuerpo de entrenadores de los Eagles.

Jim Schwartz, coordinador defensivo de la organización de la NFC Este, increpó a Metcalf para asegurarle que no está cerca de replicar a Johnson. “Estuve en Detroit con Megatron, todavía no llegas a ese nivel”, aseveró Schwartz, quien fue entrenador en jefe de los Lions entre 2009 y 2013.

Las palabras calaron en el producto de Ole Miss, quien salió al emparrillado para mostrar que Schwartz estaba equivocado. “En mi mente no intento ser como Megatron. Intento ser yo. Así que guardé rencor durante todo el juego”, indicó.

De hecho, el reto de Schwartz motivaron a Metcalf a atrapar 10 balones para 177 yardas (su mejor marca como profesional). Su actuación en horario estelar hizo que la perspectiva del entrenador rival cambiara. “Quizás no seas Calvin todavía, pero estás en camino”, aseguró el DC de Eagles tras el compromiso.

Casi un espejo

Lo mostrado por Metcalf en la NFL es material suficiente para que las comparaciones sean fundamentas. En los primeros 27 juegos como profesional, el WR amasa 116 recepciones, 1,939 yardas y 16 anotaciones; por su parte, Johnson acumuló 101 atrapadas, 1,727 yardas y 12 touchdowns.

En su segundo año con Detroit, Megatron consiguió 78 recepciones, 1,331 yardas y una docena de TD. Metcalf está en camino a lograr 84 atrapadas, 1,511 yardas y 12 anotaciones.

Aunque el factor que hace que las estadísticas de Johnson tengan más valor son que en sus dos primeras campañas en la NFL tuvo que atrapar los pases de Jon Kitna (2007) y Dan Orlovsky, Daunte Culpepper y Kitna en 2008. Metcalf ha tenido la ventaja de trabajar solamente con Russell Wilson.