BALTIMORE RAVENS

Lamar Jackson se responsabiliza por poca participación de Marquise Brown

Marquise Brown está empatado con Travis Fulham (Philadelphia Eagles) y Diontae Johnson (Pittsburgh Steelers) con 44 pases en su dirección este año.

Lamar Jackson
Patrick Smith AFP

El juego aéreo no es el fuerte en Baltimore ni mucho menos la marca de la casa. Con un mariscal de campo tan ágil con las piernas como Lamar Jackson es difícil desaprovechar esas ventajas que le proporciona a los Ravens el egresado de Louisville.

Las 1,259 yardas aéreas que suma esta campaña la organización de Maryland es la segunda peor marca de toda la NFL. No es algo preocupante per se –cuando se tiene el mejor ataque terrestre de la liga, un radio de touchdowns e intercepciones de 12 a 5 y un récord ganador–, pero se sabe en Baltimore que Jackson tiene la capacidad de hacer más cosas con su brazo y el ovoide.

Marquise Brown, receptor abierto de segundo año en Baltimore, no ha visto mucho incremento en su producción después de ser el segundo objetivo más productivo para el equipo en 2019 con 46 recepciones para 584 yardas y siete touchdowns.

En la derrota divisional ante los Steelers del domingo pasado, Brown se fue con un par de envíos en su dirección y solo una recepción de tres yardas que le dio seis puntos a los Ravens, apenas su segunda anotación de la campaña. "¿Cuál es el punto de tener soldados si no los usas nunca?", tuiteó el egresado de Oklahoma –y posteriormente borró su publicación.

En sus primeros siete duelos de 2019, los primeros siete de su carrera, Brown fue buscado en 47 ocasiones y atrapó 28 pases para 454 yardas y cuatro touchdowns. Este año, Brown suma 379 yardas en 27 pases atrapados a siete jornadas. "Luchó como un soldado, peleando por cada jugada", señaló John Harbaugh tras su segunda derrota del año. "Les prometo que intentamos usar a todos los jugadores", agregó.

Jackson reconoció su responsabilidad en la baja producción de su receptor. Solo es cuestion de ubicarlo y darle el ovoide, considera el MVP de 2019. “Es uno de los jugadores clave para nuestro ataque. Quiero darle el balón de la forma más fácil y rápida que pueda. Necesito hacer un mejor trabajo pasándole el ovoide”, comentó Jackson para ESPN. “Lo necesitamos. Así que hay que mejorar en ello y estaremos bien”.

Brown, efectivo pero poco buscado en zona roja

El aporte de Brown este año ha estado, primordialmente, en las jugadas de trayectoria larga. En jugadas de engaño (play-action) el receptor suma 164 yardas en siete recepciones y una anotación, promediando 23.4 yardas en cada una de esas jugadas. En la zona roja, sin embargo, la participación de Brown se reduce a dos recepciones en tres intentos para cinco yardas. Ambos pases atrapados en las 20 yardas finales del territorio de los contrarios han terminado en seis puntos para el ataque de Baltimore. Posiblemente Jackson haga énfasis en encontrar a su receptor en esa zona del campo.