SEMANA 8

Bills pueden terminar de hundir a Patriots el domingo

New England le ha ganado siete en fila a Buffalo y tiene marca de 35-5 contra su rival divisional desde la primera campaña de Bill Belichick como coach de Patriots, en el 2000.

Estados Unidos
0
Bills
ELSA AFP

No hay una paternidad en la NFL como la de New England sobre Buffalo.

Los Patriots le han ganado siete en fila a los Bills y tienen marca de 35-5 contra su rival divisional desde la primera campaña de Bill Belichick como coach en New England, en el 2000.

Pero eso fue con Tom Brady (32-3 contra Buffalo, un récord de la NFL) en los controles de la ofensiva de los Patriots, que en 2020 no solo extrañan a su quarterback; extrañan tener una ofensiva.

En los tres juegos más recientes (tres derrotas), el ataque de New England ha promediado 9.3 puntos y Cam Newton y Jarett Stidham se han combinado para nueve intercepciones.

Los Patriots tienen récord de 2-4 por primera vez desde que Belichick llegó al equipo y tratan de evitar su primera racha de cuatro derrotas desde 2002, cuando terminaron 9-7, sin clasificar a Playoffs.

Es ahora o nunca para los Bills.

“Con Tom Brady, cada defensa en la que estábamos, él sabía qué hacer”, dijo Tre’Davious White, cornerback de Buffalo. “Entonces, con Cam en su primer año, no creo que ese libro de jugadas sea tan grande. Así que creo que eso limita las cosas que están haciendo y todas las cosas para las que tenemos que prepararnos”.

Los problemas de New England están en ambos lados del balón. Su defensiva ha permitido un corredor de 100 yardas en dos juegos consecutivos, lo más alto desde 2005 (tres en fila). El domingo, San Francisco amasó 197 yardas terrestres contra la defensa de Belichick.

El ataque terrestre de los Bills ha sido anémico en estas primeras siete semanas: promedia 97 yardas por juego, 29 en la NFL, así que algo tiene que ceder.

“Sigue siendo Belichick”, dijo el corredor Devin Singletary. “Sigue habiendo respeto, a pesar de que no han estado jugando tan bien como quisieran”.

Los Bills tampoco han estado jugando tan bien como quisieran. Después de dos derrotas, no pudieron anotar un touchdown a los Jets el domingo anterior.

La producción ofensiva de Buffalo ha caído dramáticamente en los tres más recientes, con 51 puntos, 998 yardas y 692 yardas aéreas. En los cuatro primeros partidos, el ataque de los Bills generó 123 puntos, 1,639 yardas y 1,326 yardas aéreas.

Además, su defensiva es 21 contra la carrera (126.9 yardas) y 30 en tercer down (50.63%), así que Cam y el resto de la ofensiva de los Patriots podrían despertar en el New Era Field.

“Perder no es aceptable en este locker room. En este condado. En este estado. En esta área. En esta región”, dijo Newton. “Así que, Cameron Newton, tienes que levantarte. Eso es lo que he aprendido”.

Y es justo lo que los Bills deben evitar si quieren ganar su primer título divisional desde 1995, cuando solo había tres divisiones por Conferencia e Indianapolis jugaba en el Este de la AFC.

“De eso es de lo que hablamos, de cuidar nuestra división y luego llegar a los Playoffs”, dijo el defensive end Jerry Hughes, nombrado Jugador Defensivo de la Semana tras sus dos capturas de quarterback y una intercepción contra Jets. “Es enorme para nosotros porque (New England) es el próximo oponente. Y están en nuestro camino al título de la AFC Este”.

Patriots suma 76 triunfos sobre Buffalo. Y si los Bills quieren cambiar esa narrativa, tienen que comenzar el domingo.

“Solo diré que estaremos listos para este juego”, finalizó Hughes.