LOS ANGELES DODGERS

Las cinco claves para el título de Serie Mundial de los Dodgers

En seis duelos ante Tampa Bay Rays, los Dodgers consiguieron el séptimo Trofeo del Comisionado en su historia y primero desde 1988.

Dodgers
JOHN G. MABANGLO EFE

Los Dodgers finalmente consiguieron el título de Serie Mundial tras 32 años de espera y desembolsar la segunda nómina más cara de todas las Mayores para la campaña reducida.

Antes del parón deportivo en las ligas de Estados Unidos por la pandemia, los Dodgers hicieron un único movimiento. No se necesitó más. Brusdar Graterol, cuyos lanzamientos alcanzan las 100 mph constantemente, y David Price, Cy-Young de Liga Americana (2012, Rays), quien decidió no jugar la temporada por preocupaciones relacionadas a la pandemia, fueron los refuerzos del club junto al patrullero Mookie Betts.

Luego de seis años y un gallardete de Serie Mundial con Boston Red Sox, Betts aterrizó en Los Angeles como la pieza final de un rompecabezas que lleva años identificándose entre los más complejos de las Mayores.

Mookie Betts

Disputando 55 partidos de 60, Betts se ubicó como uno de los elementos más importantes en la temporada 2020 para los Dodgers. Fue primero en cuadrangulares (16) junto a AJ Pollock en la organización con más jonrones en el año (118); segundo en carreras producidas (39) y en imparables (64) detrás de Corey Seager (41, 65).

Durante la postemporada, conectó dos cuadrangulares, produjo ocho carreras y anotó 15 de las 98 de los Dodgers en octubre, bateando durante todo el mes para .296. En el duelo decisivo, Betts se fue con dos imparables en cuatro turnos, cuadrangular y doblete, anotando dos de las tres carreras de los Dodgers.

Corey Seager

Nombrado MVP de Serie Mundial y NLCS, convirtiéndose en el primer short stop en recibir tales honores desde 2010 (Edgar Rentería), Corey Seager se echó al equipo a sus hombros a la hora de ir al ataque. El parador en corto sumó 22 imparables en octubre con 20 carreras producidas y ocho cuadrangulares.

Sus ocho cuadrangulares, 20 producidas, 20 anotadas y 50 bases totales lo ubican como el segundo más productivo en la historia de la postemporada en cada uno de esos departamento, apunta MLB Stats.

Julio Urías

El mexicano Julio Urías cerró el Juego 6 con salvamento de 2.1 entradas perfectas en las que ponchó a cuatro bateadores de los Rays. El zurdo, además, Urías tuvo una postemporada impecable apareciendo en seis partidos, 23 IP, en los que permitió solamente tres carreras limpias –por la vía del cuadrangular–, 11 imparables, regalando cuatro bases y ponchando a 29 bateadores rivales. El originario de Culiacán, Sinaloa, se apuntó cuatro victorias (sin derrotas) y un salvamento en octubre.

Manejo en la loma con Blake Snell

Con su apertura de 5.1 episodios en el Juego 6, el serpentinero Blake Snell se convirtió en el primer zurdo con una salida de nueve ponches y dos imparables en Serie Mundial, algo que también hizo en el Juego 2.

Tras el imparable de Austin Barnes en la sexta entrada, Kevin Cash decidió retirar al serpentinero del partido. Cuestionado en las transmisiones y en redes sociales, Cash después vio cómo su equipo entregó el partido en esa misma entrada al subir a la loma a Nick Anderson, quien permitió doblete a Betts, y con un wild pitch le dio la posibilidad a Barnes de anotar y después a Betts con un roletazo de Seager.

Ofensiva apagada vs. relevo funcional

Los Rays batearon en colectivo para .214 en la postemporada, de acuerdo con ESPN.

Randy Arozarena aportó cinco carreras anotadas de las 22 de los Rays en la Serie Mundial, y cuatro de ellas fueron por cuadrangular del cubano. Bateando para .364, fuera del pelotero habenero solo Kevin Kiermaier (.368) y Manuel Margot (.316), ningún otro pelotero bateó por arriba de .300 durante la Serie Mundial.

En el Juego 6, tras la salida del novato abridor Tony Gonsolin, quien le permitió la única carrera a los Rays, un cuadrangular de Arozarena en el primer capítulo, el relevo de los Dodgers 7.1 episodios en los que recibieron solo dos imparables, sin boletos negociados, y poncharon a 12 bateadores. Dave Roberts rotó a seis serpentineros en esos siete episodios: Dylan Floro, Alex Wood, Pedro Báez, Víctor González –a quien se le apuntó la victoria–, Brusdar Graterol y Julio Urías.

Clayton Kershaw, asimismo, tuvo la mejor actuación de Serie Mundial. El serpentinero ganó sus dos aperturas dejando su efectividad en 2.31 en 11.2 entradas en la loma.