NBA

Michael Jordan cuestiona la privacidad de los atletas en la era de Twitter

Jordan, dueño de Charlotte Hornets, comentó que no podría tomar la posición del estratega por sus diferencias con las nuevas generaciones.

Michael Jordan
BENOIT TESSIER REUTERS

Años antes de que Larry Bird y Magic Johnson salieran de la escena de la NBA, los reflectores se comenzaron a dirigir hacia Michael Jordan, que durante los años noventa ganó seis anillos de campeonato en seis oportunidades con Chicago Bulls.

Pocos atletas han logrado captar el interés de los comunicadores como lo hizo Jordan. Sin embargo, reflexiona el exjugador, no está totalmente seguro de poder jugar basketball hoy en día por la presión de las redes sociales.

"Tiger [Woods] jugó en su punto más alto mientras yo me dirigía al final de mi carrera. Después, lo que cambió de un tiempo a otro fueron las redes sociales, Twitter, y todas esas cosas que llegaron a invadir las personalidades y el tiempo personal de los individuos al punto de que la gente las ha podido utilizar para su beneficio financiero y cosas de esa naturaleza", comentó en el canal de YouTube Cigar Aficionado.

Admirador de su padre desde pequeño, Jordan, que siguió también algunos de los ídolos de su padre, como el puertorriqueño Roberto Clemente, patrullero de Pittsburgh Pirates, señaló que no es una persona de arrepentimientos.

Como ejecutivo su carrera ha resultado distinta.

Jordan intentó comprar acciones de los Hornets en 1999, pero no se le permitió. El jugador optó entonces por comprar acciones minoritarias en Washington Wizards, donde se desempeñó como presidente de operaciones y después como guardia del equipo, cuya casaca fue la última que vistió profesionalmente.

En febrero de 2010, por 275 millones de dólares Jordan adquirió la propiedad mayoritariamente de los Bobcats, ahora Hornets nuevamente. El exjugador ahora está al frente de la organización de Charlotte, cuyo valor incrementó a 1.5 mil millones de dólares, un 20% más con referencia al año anterior.

La revista Forbes tiene valuada a la organización de Jordan como la número 25 en la NBA. Con tres boletos a playoffs bajo su administración, el club de Charlotte tuvo el mayor incremento en su valor para un equipo de NBA después de Raptors, 76ers y Warriors, reportó a inicio de año.

Diferencia generacional

En la misma entrevista, cigarros en mano, Jordan explicó por qué no le gustaría ser estratega: "Entrenar no es algo que pudiera sentir desde un punto emocional porque soy muy distinto y tengo una percepción distinta de las cosas de como las ven los niños hoy en día", señaló Jordan en la misma conversación, explicando que sus estándares sería injusto de pedírselos "a un niño que tenga que replicarlo".