MINNESOTA VIKINGS

Los Vikings cambian a Yannick Ngakoue y pierden a Hunter

Minnesota aprieta el botón de demolición a lo que inició como una temporada prometedora.

Yannick Ngakoue
Matt Patterson AP Photo

Después de iniciar la temporada con aspiraciones de postemporada, la campaña de los Minnesota Vikings ha ido de un tropiezo a otro. El jueves, finalmente, tocaron fondo.

Apenas cinco días después de ser vapuleados por unos Atlanta Falcons que obtuvieron su primera victoria de la temporada, los Vikings (1-5) apretaron el botón de demolición a su campaña 2020 al enviar en un canje al estelar defensive end Yannick Ngakoue a los Baltimore Ravens. Sí, al mismo Ngakoue al que habían adquirido justo antes de iniciar el calendario en un cambio con los Jaguars.

Para empeorar la situación, Minnesota también anunció el jueves que el estelar defensive end Danielle Hunter, dos veces invitado al Pro Bowl, quedará fuera por el resto de una temporada que nunca pudo iniciar, debido a una hernia discal. Y así, de un plumazo, lo que solía ser una de las mejores defensivas de la NFL ahora es un trabajo de sastrería.

Los Vikings adquirieron a Ngakoue el 30 de abril a cambio de una selección de segunda ronda de 2021 y una selección condicional de quinta ronda en 2022. El resultado fueron cinco sacks y dos fumbles forzados. Después de apenas cinco juegos con Minnesota, el exjugador de Jacksonville irá a los Ravens, quienes enviaron a los Vikings una pick de tercera ronda en 2021 y una selección condicional de quinta ronda a Minnesota. Por si fuera poco, la salida de Ngakoue le deja a Minnesota un golpe de 6.8 millones de dólares en el tope salarial. Por donde se le vea, fue un mal negocio.

Hunter, por otro lado, había sido uno de los mejores cazadores de quarterbacks de la liga las últimas dos temporadas, en las que acumuló 29 sacks y fue el ancla de una feroz defensiva este año. Sin embargo, la lesión en el cuello le impidió iniciar el año y ahora Minnesota tendrá decisiones que tomar respecto a un contrato que el próximo año trae un impacto en el tope salarial de casi 18 millones de dólares.

Debido a las aspiraciones de Hunter de convertirse en el defensivo mejor pagado de la NFL y el deterioro en las aspiraciones en Minnesota, los Vikings tendrán que tomar la decisión de renegociar el contrato por cinco años y 72 millones que firmó en 2019 o encontrar un cambio y empezar a construir desde cero.

Minnesota, que la temporada pasada contó con la quinta mejor defensiva de la liga, unidad que los cargó hasta la ronda divisional de los playoffs, ahora cuenta con la penúltima defensa de toda la NFL, ha permitido más de 40 puntos en dos ocasiones y ha sido incapaz de ayudar a un ataque que tiene sus propios problemas con la lesión del running back Dalvin Cook y las inconsistencias del quarterback Kirk Cousins.

Con Chicago (5-1) y Green Bay (4-1) tomando amplia ventaja en la división, Minnesota está en claros problemas. Sin embargo, a pesar de lo que indican sus acciones, el gerente Rick Spielman se niega –al menos públicamente– a dar por terminada la temporada.

“Nadie piensa que la temporada haya terminado en este momento”, dijo al Minneapolis Star Tribune. “Quieres ganar la mayor cantidad de juegos posibles y ese será nuestro objetivo para el año”.

Tomando en cuenta su situación actual, podrían no ser muchos.