NFL 2020

Lo bueno, lo malo y lo feo de la semana 6 de la NFL

En una liga de quarterbacks hay un corredor que es capaz de robar los reflectores.

Derrick Henry
Wade Payne AP

Un invicto cayó a manos de una feroz defensiva, un farsante quedó desenmascarado a manos de otra y un veterano mostró que aún puede estar al frente de una ofensiva por demás explosiva.

La defensiva de Tampa Bay podría ser su mejor activo en un equipo que cuenta con Tom Brady, Mike Evans y compañía, si no me creen pregúntenle a Aaron Rodgers y los Packers, que llegaron al juego invictos con el mejor ataque de la NFL y salieron de Tampa Bay con una derrota, apenas 10 puntos a su favor y una valiosa lección. Los Browns sufrieron un destino similar en Pittsburgh, donde los Steelers entregaron su mejor actuación de la campaña para ratificar su invicto. ¿Y qué me dicen de Matt Ryan? Digamos que Dan Quinn se llevó consigo todo lo que estaba mal en los Falcons.

Pero hubo una actuación que se destacó por encima del resto. Y lo hizo a su modo. Modo bestia.

Lo bueno

Los Tennessee Titans, contra todos los pronósticos, siguen invictos. Para sorpresa de nadie, su récord inmaculado no sería posible sin Derrick Henry.

El líder corredor de la NFL la campaña anterior cargó a los Titans a un apretado triunfo el domingo sobre los Texans con una actuación providencial. En toda la extensión de la palabra: 212 yardas en 22 acarreos, sí esas son 9.6 yardas cada que tocó el balón, y dos anotaciones. Si a esos totales se suman dos recepciones para 52 yardas, el resultado es una actuación dominante.

Su escapada de 94 yardas a las diagonales en el cuarto final ayudó a Tennessee a recuperar provisionalmente la ventaja, su acarreo anotador de cinco yardas en el tiempo extra sentenció el triunfo.

Henry es una aplanadora, con botón de turbo y sin pedal de frenos. Y la tarea de detenerlo se vuelve casi imposible si lo intentas con la penúltima peor defensiva contra la carrera, como quedó demostrado el domingo por los Texans.

Desde que el coach Mike Vrabel le encomió a Henry la tarea de cargar al equipo en la semana 10 de la temporada pasada, el producto de Alabama no ha decepcionado. En sus últimos 11 juegos de temporada regular, Henry tiene dos actuaciones de 200 yardas por tierra, 8 de más de 100 y 16 touchdowns por la vía terrestre. Así es como se le quita presión a tu quarterback.

Lo malo

Cam Newton y los New England Patriots hicieron todo lo humanamente posible por ganarse su lugar como lo peor de la semana. A pesar de su actuación de tres pérdidas de balón y una inesperada derrota en casa ante los humildes Broncos, no fue suficiente. Se necesita mucho más que eso para hacerlo peor que Kirk Cousins.

Luego de empezar la temporada con tres derrotas, el barco Vikingo finalmente comenzaba a navegar en la dirección correcta. Su compromiso del domingo ante unos Falcons que habían resultado un cheque al portador debía ser solo una escala tranquila en su viaje, hasta que apareció su peor enemigo: ellos mismos.

Cousins cuya mayor virtud, tal vez la única, en su carrera en la NFL es la de cuidar el balón, lanzó tres intercepciones en apenas una mitad. La defensiva de Minnesota, que apenas la temporada pasada era la quinta mejor de todo el football, ahora es un mal chiste en voz de un mal comediante, una unidad que le permitió a Matt Ryan y los Falcons lucir como los de hace cuatro años, y no como la versión actual que tambaleaba con cada paso.

Minnesota lo hizo todo mal. Todo. Si bien el cuarto mejor ataque terrestre de la liga no contó con Dalvin Cook, tampoco era para generar 32 yardas por tierra ante los Falcons. Treinta y dos. Cousins lanzó una intercepción en su primer pase del encuentro, y otras dos antes de concluir la primera mitad, mismas que Atlanta capitalizó con 17 puntos a su favor.

Así es. Minnesota se fue abajo 20-0 al descanso y 17 de esos puntos llegaron después de que le regalaron el balón a los Falcons. Una vez que se colocaron con ventaja de 30-7, ni siquiera Atlanta pudo perder esa ventaja. Cousins terminó con números medianamente decentes --24 de 36 para 343 yardas y tres touchdowns-- maquillados por la magia del tiempo basura.

Lo feo

Los Jets. Marca de 0-6. Una derrota de 24-0. Menos de 20 puntos anotados en cinco de sus seis descalabros. Al menos 24 puntos en contra en cada uno de sus seis reveces.

Sus dos mejores jugadores han forzado su salida del equipo. Una disputa entre coach y coordinador defensivo. Un quarterback promesa que no progresa. Una organización disfuncional, por no decir tóxica, de pies a cabeza.

¿Necesitamos decir más o ya quedó claro?