Temas del día Más temas

NFL

Sin afición se esperan duelos más cerrados en la campaña 2020

La temporada pasada, 52.3% de los juegos (134 de 256) se decidieron por ocho puntos o menos, lo cual ocupa el quinto lugar en los anales de la NFL.

Exterior del Arrowhead Stadium

Cuando Damien Williams cruzó las diagonales en jugada de 17 yardas y acercó a los Chiefs 24-7 en el segundo cuarto del Juego Divisional de la AFC en enero, el Arrowhead Stadium estalló y se convirtió en un enemigo más de los Texans.

Uno de los estadios más ruidosos, no solo de la NFL, sino del mundo, empezó a ser factor en el histórico regreso de Kansas City que, de la mano de Patrick Mahomes, anotó 41 puntos sin respuesta y finalmente venció 51-31 a Houston para avanzar al Juego por el Campeonato de la Conferencia Americana.

Y cuando apoya con sus 76,416 gargantas a los Chiefs, no hay rival que no se intimide o al menos se incomode con los más de 140 decibeles concentrados en el inmueble de la One Arrowhead Drive, en Kansas City.

Este año, sin embargo, las cosas serán muy diferentes, con poca o de plano sin afición en los estadios debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

¿Qué tanto afectará a los equipos locales? Mucho.

La temporada pasada, 52.3 por ciento de los juegos (134 de 256) se decidieron por ocho puntos o menos, lo que ocupa el quinto lugar en los anales de la NFL. Además, 68% de los partidos (174 de 256) entraron al cuarto periodo con una diferencia en el marcador de ocho puntos o menos.

Quitemos a la afición de la ecuación y el resultado podría ser juegos todavía más cerrados y, por ende, más drama en la NFL.

“Escuchas a los equipos y escuchas a los jugadores hablar de eso todo el tiempo: ‘No nos importa dónde juguemos; jugaremos en el estacionamiento, jugaremos en el patio’. Vas a descubrir qué tan cierto es eso este año, porque va a ser un poco de ese entorno”, dijo Philip Rivers, quien debutará esta campaña como quarterback de los Colts.

Indianapolis es de los equipos que sí tendrá aficionados en sus juegos como local, pero anunció que no será más del 25 por ciento de la capacidad del Lucas Oil Stadium.

Las cadenas de televisión, como Fox Sports e ESPN, planean usar afición virtual en las transmisiones, al igual que subir el volumen a lo que se dice en el terreno de juego para que el televidente viva una experiencia diferente este año.

Estamos trabajando para encontrar formas de hacer sentir la presencia de nuestros fanáticos de maneras innovadoras en 2020 y estamos ansiosos por darle la bienvenida [al estadio] a nuestra comunidad tan pronto como sea seguro”, dijo Dan Snyder, dueño del Washington Football Team, que anunció arrancará la campaña sin gente en el FedEx Field.

Los Chiefs, que el 10 de septiembre reciben a los Texans en el primer juego de la temporada 2020, no van a poder celebrar con un estadio lleno su primer juego como campeones del Super Bowl LIV.

“Si bien nuestro objetivo durante toda la offseason fue tener un estadio lleno al comenzar nuestra defensa del título del Super Bowl, es por consideración a la salud y seguridad de nuestros fanáticos, empleados, entrenadores y jugadores que avanzamos con un plan de capacidad reducida que se adhiera a las pautas locales y las recomendaciones de expertos”, dijo Mark Donovan, Presidente de los Chiefs.

En la década más reciente, es decir entre 2010 y 2019, el equipo con más triunfos en casa son los Patriots, con récord de 69-11.

New England anunció que el Gillette Stadium tendrá una capacidad máxima de 20% en 2020, aunque está pendiente la aprobación del gobierno local.

Green Bay (61-17-2) y Baltimore (60-20) son los otros dos equipos de la liga con al menos 60 triunfos en casa en ese periodo de 10 temporadas.

Los Packers no tendrán fans en Lambeau Field al menos en sus dos primeros juegos como local este año, mientras los Ravens han propuesto al gobierno de Baltimore jugar frente a un máximo de 7,500 personas, es decir poco más de 10% de la capacidad del M&T Bank Stadium (71,008).

Tom Brady, el veterano quarterback ganador de seis Super Bowls con los Patriots, debutará este año con los Buccaneers, pero como nunca antes ha jugado en su vida, pues los Saints anunciaron que para el partido de la Semana 1, cuando reciban a Tampa Bay, no habrá afición en el Superdome. Y es muy probable que suceda lo mismo para el juego de la Semana 3 ante Green Bay.

Así la nueva normalidad en la NFL.