CORONAVIRUS EN USA

Paycheck Protection Program (PPP): ¿Qué es y cómo aplicar?

La Cámara de Representantes de USA aprueba la extensión de la fecha límite para el Paycheck Protection Program, pero, ¿qué es y cómo puedo aplicar?

Paycheck Protection Program (PPP): ¿Qué es y cómo aplicar?

La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado la extensión de la fecha límite para solicitar el Programa de Protección de Pago (Paycheck Protection Program), la cual se vencería el pasado 30 de junio. La nueva fecha límite para solicitar el préstamo será el próximo 8 de Agosto.

El préstamo del Programa de Protección de Pago fue aprobado dentro de la Ley CARES, el mayor rescate económico en la historia del país de las barras y las estrellas. A través de este, se puso a disposición de los beneficiarios 349 mil millones de dólares, sin embargo, el dinero se evaporó rápidamente, por lo que se agregaron 320 mil millones más, de los cuales 60 mil millones fueron destinados a pequeños prestamistas.

Paycheck Protection Program (PPP): ¿Qué es y cómo aplicar?

El Paycheck Protection Program es un préstamo de la Administración de Pequeños Negocios de Estados Unidos (SBA por sus siglas en inglés), cuyo propósito es ayudar a las pequeñas empresas a mantener a sus empleados en nómina durante la crisis laboral desatada por el brote de coronavirus.

Para aplicar a este préstamo se puede presentar la solicitud a través de un prestamista 7(a) de la SBA o bien, de instituciones de depósitos o cooperativas de crédito aseguradas federalmente, así como instituciones del Sistema de Crédito Agrícola participantes.

Así que si deseas comenzar a hacer los trámites para la solicitud de este préstamo, puedes descargar una muestra gratis de la ya mencionada solicitud a través del sitio oficial de la SBA, de tal modo que tengas a la mano la información que se te pedirá al momento de comenzar el proceso con tu respectivo prestamista.

La SBA condonará los préstamos solicitados

Cabe mencionar que, como parte de este programa, la SBA condonará los préstamos solicitados siempre y cuando los fondos se destinen a pagar la nómina de los empleados (el 60% del crédito deberá ser destinado para ello), intereses hipotecarios, arriendo y servicios públicos.