Coronavirus

Dexametasona: para qué sirve, uso contra el coronavirus y posibles efectos secundarios

Recientemente se descubrió que la dexametasona logra curar a uno de cada 8 enfermos de coronavirus: Aquí te contamos su utilidad y efectos secundarios.

Estados Unidos
Dexametasona: para qué sirve, uso contra el coronavirus y posibles efectos secundarios

Hace algunos días la Universidad de Oxford dio a conocer que la dexametasona puede ser efectiva en el tratamiento contra el coronavirus en uno de cada ocho pacientes que la toman. Según los informes, este fármaco reduce el riego de muerte en personas con coronavirus que presentan complicaciones respiratorias pero, para qué sirve, cuál es su uso contra el patógeno y cuáles son sus posibles efectos secundarios, aquí te lo decimos:

La dexametasona es un corticoide que posee propiedades antiinflamatorias, inmunosupresoras y antialérgicas y se usa especialmente en pacientes con enfermedades respiratorias tales como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el distrés respiratorio agudo, alergias broncopulmonares, nasales, cutáneas y oculares.

Asimismo, esta droga puede usarse para el control de algunos edemas (retención de líquidos e inflamación, exceso de líquido retenido en los tejidos coroporales); así como en algunos tipos de artritis, pero sus propiedades no terminan ahí, ya que también es utilizada para tratar choques anafilácticos, esclerosis múltiple y además reduce los efectos secundarios de la quimioterapia.

¿Cómo funciona ante el coronavirus?

Gracias a su eficacia antiinflamatoria, los corticoides como la dexametasona pueden ayudar en el tratamiento contra el coronavirus en el punto más grave de los pacientes, aunque, debido a que suprimen el sistema inmunológico, es importante que no se use al inicio de la enfermedad y que únicamente se utilice cuando las personas estén en la etapa inflamatoria.

La información de la Universidad de Oxford dice que el medicamento puede ser usado en dosis de 6 mg una vez al día por 10 días, y hará que las probabilidades de morir se reduzcan en un tercio en los pacientes que necesitaron ventiladores y en un quinto en quienes recibieron oxígeno.

Efectos secundarios de la dexametasona

Según datos de la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos, la inyección de dexametasona puede causar algunos efectos secundarios, por lo que pide a los pacientes que la utilicen, informar a su médico en caso de presentar alguno.

  • Dolor de cabeza
  • Cicatrización lenta de las cortadas y golpes.
  • Piel delgada, frágil o seca.
  • Manchas de color rojo o púrpura o líneas debajo de la piel.
  • Depresiones en la piel en el sitio de la inyección.
  • Aumento en la grasa corporal o movimiento en diferentes áreas de su cuerpo.
  • Dificultad para conciliar el sueño o para mantenerse dormido.
  • Cambios extremos de humor y personalidad.
  • Depresión.
  • Mayor sudoración.
  • Debilidad muscular.
  • Dolor de articulaciones.
  • Periodos menstruales irregulares o ausentes.
  • Hipo.
  • Aumento en el apetito.
  • Dolor o enrojecimiento en el sitio de la inyección.

Efectos secundarios más graves

  • Dolor de garganta, fiebre, escalofríos, tos o otros sintómas de infección.
  • Convulsiones.
  • Problemas de la vista.
  • Inflamación de los ojos, el rostro, los labios, la lengua, la garganta, los brazos, las manos, los pies, los tobillos o la parte inferior de las piernas.
  • Dificultad para respirar o tragar.
  • Aumento de peso repentino.
  • Sarpullido.
  • Urticaria.
  • Picazón.