Temas del día Más temas

NFL

Anquan Boldin aplaude empatía social de Roger Goodell

El exreceptor es una de las figuras más dedicadas al activismo por las causas raciales alrededor de la liga.

Estados Unidos
Anquan Boldin con los Ravens
Christian Petersen Getty Images

En días pasados, Roger Goodell rompió filas con el gobierno del presidente Donald Trump y con su propio pasado al admitir que él y la liga que dirige se habían equivocado al reprimir las protestas de Colin Kaepernick.

Ese distanciamiento le ganó la crítica de un solo hombre, Trump, y el aplauso de muchos otros. Una sabia decisión, tal vez social y de corazón, o tal vez estrictamente de negocios. Sea cual sea el motivo, Goodell está sumando más aliados que detractores.

Anoten a Anquan Boldin en la nueva lista de simpatizantes de Goodell. El ex wide receiver, ganador del premio Walter Payton en 2015 y una de las voces más fuertes a favor de las causas sociales alrededor de la liga, aplaudió el martes la nueva postura del comisionado, señalando que no es solo una treta de relaciones públicas.

“Mis respetos para Roger porque ha estado con nosotros en varias de esas ocasiones”, dijo Boldin al programa The Daily Show al hablar sobre los temas de injusticia racial y brutalidad policial.

Más importante que su mera presencia, Boldin asegura que el comisionado ha adoptado una postura activa y empática.

“Lo felicito por intentar entender qué es exactamente de lo que estamos hablando, por intentar salir de su zona de confort y ponerse en nuestros zapatos y entender los temas por los que clamamos”, recalcó el exjugador de Cardinals, Ravens, 49ers, Lions y Bills.

Las palabras de Boldin representan un giro de 180 grados en la percepción pública que había proyectado el comisionado en el pasado, cuando se opuso firmemente a las muestras de activismo social durante los partidos y sucumbió a las constantes críticas del presidente de Estados Unidos.

Los elogios a Goodell tienen una mayor trascendencia cuando se toma en cuenta la fuente. Boldin fue uno de los jugadores más respetados durante sus 14 temporadas en la liga, su fe cristiana y sus labores sociales a través de su fundación, lo proyectaron como uno de los auténticos buenos tipos que tiene la NFL. Y sabe una o dos cosas sobre injusticia racial, luego de que uno de sus primos, Corey Jones, muriera baleado por un policía fuera de servicio mientras esperaba junto a su vehículo descompuesto en 2015.