George Floyd

Así es el búnker de la Casa Blanca en el que se aloja Trump 

Ante las protestas que se están viviendo enfrente de la 'Casa Blanca' por la muerte de George Floyd, Trump se refugió en un búnker secreto.

Así es el búnker de la Casa Blanca en el que se aloja Trump

Siguen pasando los días y las protestas por la muerte de George Floyd no cesan en Estados Unidos. Al contrario, la amenaza del presidente Donald Trump de mandar al ejército para controlar a los manifestantes, ha provocado que se incrementen con el deseo de que se consiga aplicar la justicia.

Muchas de las protestas ya están enfrente de la 'Casa Blanca', situación que obligó al mandatario a esconderse dentro de un búnker secreto el pasado viernes, esto con el fin de protegerlo de cualquiera de los protestantes en caso de que las cosas se salieran de control.

Ese viernes fue la primera vez que se ocupa en casi dos décadas el escondite secreto para los miembros de la 'Casa Blanca', y que oficialmente se llama Centro de Operaciones de Emergencia Presidencial, y que normalmente se ocupa en actos terroristas.

Así es el Búnker en el que resguardaron a Trump

Trump fue llevado a ese espacio secreto después de que llegara un grupo de manifestantes a la 'Casa Blanca' el pasado viernes, y ahí estuvo durante aproximadamente una hora, sin embargo, el propio mandatario niega que eso sea cierto.

Al ser cuestionado sobre la situación. El presidente de la Unión Americana aseguró que solamente bajó al búnker para inspeccionarlo, y que en realidad no lo ocupó por un largo periodo de tiempo, esto después de que Fox News diera a conocer la noticia.

Gizmodo mostró algunas fotografías sacadas de los archivos nacionales de Estados Unidos, y en donde se puede observar un poco cómo es aquel búnker subterráneo que resguarda a los miembros de la 'Casa Blanca' y que había sido utilizado por última vez en el 2001 por George W. Bush durante los ataques del 11 de septiembre.

La ex primera dama de los Estados Unidos, Laura Bush, describió en su momento un poco el búnker y cómo se la llevaron por su seguridad. “Me empujaron adentro y abajo por un par de grandes puertas de acero que se cerraron detrás de mi con un fuerte silbido, formando un sello hermético. Pasamos por pasillos subterráneos hasta llegar a una pequeña habitación con una mesa grande" dijo ella.