NFL

Frank Reich: Rivers intentaría jugar más de un año con los Colts

El entrenador principal de Indianapolis se dijo "muy optimista" de que Rivers firme un acuerdo multianual con el equipo. Su contrato es por un año y 25 millones de dólares.

Estados Unidos
Philip Rivers
Stephen Dunn Getty Images

Philip Rivers llegó a Indianapolis esta temporada baja tras ultimar su relación de 16 años con Los Angeles Chargers. El mariscal de campo se comprometió a jugar un año en la organización de Jim Irsay por un monto de 25 millones de dólares garantizados. Cuando termine el contrato, el equipo ya verá si le conviene continuar con el pasador veterano, que cumplirá 39 años para la recta final de la temporada regular.

De parte de Rivers, la intención por llegar a un nuevo acuerdo para años venideros está allí, según contó su nuevo entrenador Frank Reich.

“Simplemente puedo decirte que la intención de Philip es jugar múltiples años [con los Colts]”, dijo Reich, de acuerdo con Zak Keefer, de The Athletic. “Me mantengo muy optimista de que será una cuestión multianual."

Una vez que Rivers estaba disponible en el mercado, previo al reclutamiento colegial, Reich y los Colts ya habían discutido la posibilidad de traerlo al Lucas Oil Stadium. Lo ven como un pasador de élite y cuya adaptación al equipo, consideran, avanzará con rapidez, pues el entrenador en jefe ya había colaborado anteriormente con el quarterback como su coordinador ofensivo en San Diego (2014-2015).

La capacidad de producción de Rivers no está en duda. El pasador es el sexto de todos los tiempos con 59,271 yardas y 397 touchdowns. Su promedio de unidades por encuentro es de 260, la décima mejor marca en la historia.

Sin embargo, el egresado de North Carolina State solamente ha jugado 11 partidos de postemporada en su carrera, en los que tiene marca de 5-6. Al momento, a Rivers se le considera entre los mejores de su posición sin un triunfo en el Super Bowl o una aparición siquiera.

Comodidad en Indianapolis

La buena noticia para Rivers es que al llegar a Indianapolis se encontrará con una línea ofensiva muy superior a la que edificaron los Chargers en pasadas campañas.

Desde antes de llegar a Indianapolis, Rivers ya lo consideraba una posibilidad. Allí quería jugar. Sus entrenadores son viejos conocidos y, por consecuencia, llegará a un sistema con el que ya está familiarizado. También admitió que quería jugar por más que un año. "Sé que aún puedo jugar a un alto nivel. Lo hice por periodos la temporada anterior. Simplemente no lo hice de forma constante", reconoció el quarterback a ESPN en marzo.

En el mismo cuerpo de quarterbacks, a Rivers le acompañarán Jacoby Brissett, Jacob Eason y Chad Kelly.