New York Jets

Adam Gase quiere aligerar carga de trabajo de Le'Veon Bell

El running back de 28 años no tuvo la mejor experiencia en su primer año con los Jets y el coach de New York quiere facilitarle las cosas a Bell.

Estados Unidos
0
Le'Veon Bell con los Jets

Para Le'Veon Bell su temporada debut en la 'Gran Manzana' fue decepcionante al solo amasar 789 yardas (la segunda cantidad más baja en su carrera profesional). Ante esto, el coach Adam Gase quiere superar los inconvenientes del corredor.

Este lunes, en entrevista para ESPN, Gase aseguró que en esta temporada baja el equipo trabajó para conseguir elementos que ayuden a que Bell tenga una menor carga de trabajo para 2020.

"Creo que tenemos que algunos jugadores que quizás puedan ayudar a disminuir el trabajo de Bell y demostrar que no todo es él. Esperemos que podamos tener un grupo de corredores jóvenes que puedan hacer un grupo para sobresalir en lugar de sentir de que se trata de él todo el tiempo. Creo que hemos agregado las piezas correctas para ayudarlo", explicó Gase.

Por el momento las más recientes adquisiciones de los Jets son Kenneth Dixon (firmado en diciembre de 2019) y La'Mical Perine (reclutado en la cuarta ronda del Draft 2020). Pero en caso de que quieran agregar profundidad en el cuerpo de RBs podrían buscar en la agencia libre a jugadores como Devonta Freeman, Lamar Miller, LeSean McCoy, entre otros; aunque solo Isaiah Crowell y Ty Montgomery cumplirían con el factor de poca edad que indica Gase.

Aunque el apoyo para Bell no viene solamente desde el grupo de corredores. Asimismo, los Jets reclutaron al tackle Mekhi Becton (proveniente de Louisville) y firmaron al center veterano Connor McGovern, con lo que apuntalarán la línea ofensiva más porosa de la NFL en 2019.

Mal año para Bell

Tras pasarse toda la campaña 2018 fuera de acción para protestar en contra de los Steelers por la asignación de la etiqueta de jugador franquicia, el egresado de Michigan State se enroló con los Jets, con quienes corrió para 789 yardas (promedio de 3.2 yardas por acarreo) y tres touchdowns. En perspectiva, esta es su peor producción desde 2015, cuando fue suspendido por tres juegos y se perdió siete más con una rotura de ligamento (556 yardas y tres anotaciones) ─en 2013, su año de novato registró 3.5 yardas por intento, su segundo peor registro.