Fútbol Internacional

¿Por qué a Javier Mascherano se le conoce como el jefecito?

En esta edición de “HistoriAS de un Apodo” te presentamos el origen del sobrenombre con el cual se le conoce al futbolista argentino y ex Barcelona.

En esta edición de “HistoriAS de un Apodo” te presentamos el origen del sobrenombre con el cual se le conoce al futbolista argentino y ex Barcelona.

El 8 de junio de 1984 nació en San Lorenzo, Argentina el futbolista Javier Mascherano, conocido mundialmente por haber militado en clubes de alta jerarquía como FC Barcelona o Liverpool, aunque también es recordado por desempeñar la posición de pivote, como uno recuperador nato, un escudo del medio campo; sin embargo, Mascherano también podía jugar como defensor central.

“Masche” inició su carrera como profesional en River Plate de Argentina y posteriormente le siguió el Corinthians de Brasil. Al poco tiempo de haber demostrado su nivel en el Continente Americano, Javier se fue a Europa para cumplir su sueño y fue de esta manera que fichó con el Liverpool de la Premier League de Inglaterra, institución en la cual se mantuvo de 2006 a 2011.

Posteriormente llegaría su ciclo con el FC Barcelona de España, periodo que duró ocho temporadas y que sirvió para conquistar cinco títulos de liga, dos Champions League, cinco ediciones de la Copa del Rey, tres Supercopas de España, dos Supercopa de Europa y dos ediciones del Mundial de Clubes.

Después de esto, Mascherano se alejó de los reflectores y jugó durante dos temporadas con el Hebei Fortune de China; actualmente juega en su natal Argentina con Estudiantes de La Plata y su contrato culmina en junio de 2021.

  • Hebei China Fortune FC
  • Centrocampista
  • Argentina

¿Por qué le dicen “Jefecito” a Mascherano”

En cualquier equipo, Mascherano siempre ha sido llamado el “Jefecito” y se debe a que en sus inicios era comparado al estilo de juego que tenía el exfutbolista Leonardo Astrada, quien era apodado el “Jefe”. De hecho, el propio Leonardo, al dejar vacante su puesto en River Plate, contempló a Mascherano como su sustituto ideal… y la calidad de Javier nunca estuvo en duda, por ello la razón de su apodo.