Coronavirus

Lysol, lejía, etc: Aumentan llamadas a emergencias por intoxicación en USA 

Después de que el presidente Donald Trump sugiriera inyectarse o ingerir productos de limpieza, hubo un aumento de intoxicaciones en el país.

Estados Unidos
Lysol, lejía, etc: Aumentan llamadas a emergencias por intoxicación en USA 
MATT CAMPBELL EFE

A pesar de las advertencias que hubo en los diferentes estados del país, y de que los expertos médicos advirtieron sobre el hecho de inyectarse o ingerir desinfectantes como sugirió el jueves el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, al parecer de poco o nada sirvió. Y es que se dispararon las llamadas de emergencia por desintoxicación.

Y es que el jueves, Trump aseguró que los desinfectantes como el Lysol, eran muy efectivos en contra del coronavirus, y sugirió que de alguna u otra forma se probara en seres humanos, situación que desencadenó en una serie de críticas de los expertos, quienes aseguraron que esas declaraciones eran peligrosas.

Las llamadas de emergencia

El Departamento de Emergencia de Maryland, incluso lanzó un comunicado a través de su cuenta de twitter, en donde señalaban haber recibido varias llamadas de personas que sufrieron desintoxicación después de haber ingerido desinfectantes.

"Alerta: Hemos recibido muchas llamadas en donde preguntan acerca del uso de desinfectantes contra el COVID-19. Esta es una advertencia de que por ningún motivo se debe de administrar en el cuerpo o ingerir algún tipo de desinfectante" señala el tweet.

Además, en Nueva York también se dio a conocer un aumento de llamadas de emergencia por desintoxicaciones a causa de los desinfectantes. De acuerdo con el New York Daily News, el Centro de Control de Envenenamiento recibió 30 llamadas sobre Lysol, cloro, y otros productos de limpieza entre las 9 de la noche del jueves y el viernes a las 3 de la tarde.

La Comisionada de Salud de Nueva York, Oxiris Barbot, también se expresó a través de su cuenta de twitter, señalando que "para ser claros, los desinfectantes no están hechos para ser ingeridos por la boca, las orejas u otras partes del cuerpo. Hacer eso, puede ser de gran riesgo para el ser humano.