SELECCIÓN BRASILEÑA

¿Por qué al brasileño Marcos Evangelista lo apodan Cafú?

En esta edición de “HistoriAS de un Apodo” te presentamos el origen del apodo con el cual se le conoce al histórico defensor sudamericano.

¿Por qué al brasileño Marcos Evangelista lo apodan Cafú?

El 7 de junio de 1970 nació en Sao Paulo, Brasil el histórico y legendario futbolista Marcos Evangelista de Moraes, mejor conocido como Cafú. En sus inicios fue rechazado por equipos como Corinthians, Palmeiras y Santos, sin embargo, fue el Sao Paulo quien le dio la oportunidad de sumarse a sus filas para desarrollarse como profesional, logrando debutar de esta manera en primera división en el año de 1989.

Después de permanecer durante cinco años con el Sao Paulo, Cafú dio el salto al fútbol de Europa luego de fichar por la Real Zaragoza de España, conjunto con el cual levantó una Recopa de Europa en la temporada 1994-95. Después de ello regresaría a Brasil para jugar con Palmeiras entre 1995 y 1997, sin embargo, su calidad lo llevaría de vuelta a Europa muy pronto.

De 1997 a 2003 militó con la Roma de Italia y en ese periodo logró conquistar un título de liga y una Supercopa de Italia. Con el paso de las temporadas se afianzó como referente del club y su nivel lo llevó a ser considerado uno de los mejores laterales derechos en la historia del fútbol mundial.

De esta manera el AC Milan se fijó en sus cualidades como zaguero y lo incorporaron a sus filas en 2003; su ciclo con el conjunto rossonero duró hasta 2008, año en el cual dejó de jugar en primera división para posteriormente colgar los botines, no sin antes haber obtenido con esta institución un título de liga, una Supercopa de Italia, una Champions League, dos ediciones de la Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes.

¿Por qué lo apodan Cafú?

El estilo de juego de Cafú siempre se caracterizó por ser eficiente y pulcro para defender, pero también contaba con mucha claridad para atacar y ello lo convertía en un lateral completo de pies a cabeza. Su manera de desenvolverse en el terreno de juego lo llevó a ser comparado con otra estrella de Brasil de los años 50 llamado Cafuringa, quien se desempeñaba como extremo derecho y jugó en equipos como Botafogo, Fluminense y Atlético Mineiro.

Desde ese momento a Marcos Evangelista se le conoció como Cafú y ese apodo traspasaría fronteras, llegando a ser conocido de esta manera a nivel mundial. Con Selección, Cafú jugó cuatro Copas del Mundo y ganó dos de ellas, algo muy sencillo de decir o escribir en la actualidad. Además jugó cuatro ediciones de la Copa América y conquistó una Copa Confederaciones.