MLB

Sammy Sosa es indiferente sobre su lugar en Cooperstown

El nativo de San Pedro de Macoris permaneció por 18 temporadas en la MLB, principalmente con los Cubs, en las que sumó un MVP y siete Bates de Plata.

Sammy Sosa

Pocos peloteros han tenido una carrera semejante en calidad numérica a la de Sammy Sosa. Sus 609 cuadrangulares en 18 años son la novena cantidad más alta en la historia de la Major League Baseball.

Solamente otras ocho personas están en el club de los 600 jonrones, de las cuales cinco ya están en Cooperstown, dos aún no son elegibles (Albert Pujols, Alex Rodríguez) y uno no ha acumulado los 298 votos en sus siete apariciones en la boleta, Barry Bonds, cuyas acusaciones en su contra no distan mucho de las de Sosa.

Club de los 600 cuadrangulares

JUGADOR CUADRANGULARES
Barry Bonds 762
Hank Aaron + 755
Babe Ruth + 714
Alex Rodríguez 696
Willie Mays + 660
Albert Pujols* 656
Ken Griffey Jr. + 630
Jim Thome + 612
Sammy Sosa 609

+ Jugadores en el Salón de la Fama

* Jugadores activos

En junio de 2003, en un encuentro de temporada regular entre Chicago Cubs y Colorado Rockies, Sosa conectó un rodado a la segunda base en el que se quebró la madera. El umpire principal se acercó a una de las piezas del bate y encontró corcho en él, lo cual hace al bate más liviano e iba en contra de las reglas.

Pese a ello, el toletero de San Pedro Macoris ha sostenido durante años después a su retiro (2007), que “los números hablan por sí solos”. Ahora es realmente indiferente si esculpen una placa en su honor o no.

“Hay personas que han entrado, yo les deseo lo mejor. Quiero ser inmortal en el cielo, no en la tierra. En otro tiempo yo estuviera acabando a todo el mundo. Con mi paz estoy feliz: si pasa, bien; si no, feliz. Mis números no se borran de la pizarra”, confesó Sosa a Tenchy Rodríguez y a Héctor Gómez, de Z Digital.

Sobre su último encuentro con los Cubs, al terminar la campaña de 2004, se habló de la repentina salida del patrullero. Década y media después sostiene que se trató simplemente de una acción que responde a su temperamento.

“Hubo un juego que me fui temprano y pedí permiso a Dusty Baker, lo que pasa es que había situaciones de racha de perdedera y hubo que buscar un culpable. Pero fue mala mía en el último juego irme temprano”, sostuvo Sosa.

Aprendió sobre la marcha

Hay peloteros que comienzan su participación desde temprana edad en el deporte. De acuerdo con Sosa, su caso no ocurrió de la misma manera e incluso aprendió la disciplina de la caja de bateo una vez que llegó a la Gran Carpa. El dominicano tenía la mirada puesta en el boxeo pero en su adolescencia, a sus 16 años, se decidió por el guante y la pelota, de lleno.

“Yo llegaba al estadio a las 7 de la mañana. Yo no jugué cuando tenía nueve años. Aprendí a batear en Grandes Ligas. Ahí fue que aprendí a identificar lo que era bola y strike”, admitió.

Al día de hoy, solo un pelotero ha conseguido sumar tres temporadas en su carrera con más de 60 jonrones, Sammy Sosa.