AQUÍ SOLO FOOTBALL

Brady podría darle a Jerry lo que tanto anhela: otro Super Bowl

Michael Irvin reportó que Dallas tratará de firmar al veterano quarterback, algo que, por el momento, suena poco viable.

Michael Irvin reportó que Dallas tratará de firmar al veterano quarterback, algo que, por el momento, suena poco viable.

Michael Irvin, ex receptor de Dallas, encendió el internet cuando aseguró que, durante la semana del Super Bowl, “gente muy importante” le dijo que los Cowboys están interesados en firmar a Tom Brady, quien se convertirá en agente libre por primera vez en 20 años de carrera.

La gerencia general de los Cowboys, léase el dueño Jerry Jones, negocia con Dak Prescott y estudia la posibilidad de colocarle la etiqueta de jugador franquicia.

Según reportes, Dak quiere no menos de lo que gana Russell Wilson, quien en abril del año pasado firmó una extensión de contrato por cuatro años y 140 millones de dólares, para convertirse en el quarterback mejor pagado de la NFL.

Wilson, quien ha llevado a los Seattle Seahawks a dos Super Bowls, gana 35 millones de dólares al año y aparentemente Prescott quiere, al menos, la misma cantidad de dinero.

Entonces, ¿qué tan viable es lo que escuchó Irvin? Yo no lo creo, pero a Jerry le urge regresar al Super Bowl y está convencido que la campaña pasada tenía el roster para conseguirlo.

Brady vivió su peor temporada como profesional en 2019. Su rating de 88.0 fue decimoctavo entre los quarterbacks calificados y el más bajo desde que se convirtió en titular de los Patriots, en 2001.

Pero mucho se debió al poco talento que tenía en New England

¿Te imaginas a “TB12” en Dallas? Hablamos de uno de los iconos más grandes que ha tenido la NFL y su franquicia más costosa y popular.

Los Cowboys tienen todo lo que necesita Brady para tener éxito: Ezekiel Elliott en el backfield (ideal para un quarterback de 43 años de edad), una línea ofensiva respetable y un cuerpo de receptores bastante bueno, encabezado por Amari Cooper, a quien Jerry también podría ponerle la etiqueta de jugador franquicia.

Además, el nuevo coach en Dallas, Mike McCarthy, trabajó con Brett Favre y Aaron Rodgers en Green Bay, así que está acostumbrado a lidiar con un quarterback superestrella.

Brady con los Cowboys sería, además, una locura mercadológica. La venta de boletos, jerseys y demás productos oficiales con la imagen del quarterback serían astronómicas, y no sólo en Dallas.

La pregunta es: ¿puede Brady llevar a los Cowboys al Super Bowl? La respuesta es sí, por supuesto que puede. Pero eso tendría que pasar en un máximo de dos campañas, que son las que estimo jugará “TB12” antes de anunciar su retiro.

Y en ese caso, la familia Jones tendría que comenzar de cero, tal cual le sucedió a los Broncos cuando Peyton Manning se retiró, inmediatamente después del Super Bowl 50.

Si lo que le contaron a Irvin es verdad, entonces a Jerry no le preocupa mucho el futuro, nada más el presente, y hoy quiere otra aparición en el Super Bowl y el sexto Vince Lombardi en sus vitrinas.

Lo de Brady suena a ocurrencia, pero si hay alguien que puede hacerla realidad, ese es Jerry Jones. ¿Y Dak Prescott? Bueno, él debe estar más nervioso de lo normal con la ocurrencia.