NFL

Las jugadas polémicas que marcaron el Super Bowl LIV

Durante los 60 minutos de acción del Super Bowl, cuatro momentos cambiaron totalmente el desarrollo del juego y entregaron el Vince Lombardi a Chiefs.

Super Bowl LIV entre Chiefs y 49ers
Kevin C. Cox AFP

El Super Bowl LIV fue para Chiefs. La organización de Kansas City consiguió imponerse en ambos lados del balón en Miami y consiguió el segundo título del equipo. No obstante, el campeonato no estuvo exento de polémica y estas acciones pudieron cambiar el rumbo del encuentro.

Plan de juego de 49ers

Tras la pausa de los dos minutos de la primera mitad, Kyle Shanahan decidió cuidar sus tres tiempos fuera y al frenar a Chiefs solo contaron con 59 segundos para intentar anotar puntos. Finalmente, la decisión del head coach condenó la ofensiva de 49ers y se quedaron con las ganas de irse al descanso con la ventaja.

Interferencia de Kittle

En la misma serie ofensiva, Jimmy Garoppolo dibujó una espiral de 42 yardas para George Kittle que dejaba el balón en zona roja de Chiefs y permitía a San Francisco intentar buscar el touchdown por al menos una ocasión.

No obstante, los referees decidieron arrojar el pañuelo y marcar una interferencia ofensiva apretada del tight end. Como resultado de la acción, 49ers no pudo aspirar a buscar puntos.

No recepción de Tyreek Hill

A la mitad del cuarto periodo, en segunda y 15, Patrick Mahomes y Tyreek Hill se combinaron para un envío 16 yardas. Shanahan retó la jugada y como consecuencia los referees determinaron que no hubo recepción.

La polémica en este caso se presta a la especulación. Si 49ers no hubiera retado la jugada, entonces Mahomes no hubiera colocado un pase de 44 yardas en el snap siguiente que abriría las puertas para que Chiefs comenzaran la remontada.

Touchdown de Damien Williams

La anotación que representó la ventaja para Kansas City llegó tras una recepción de cinco yardas del running back a las diagonales. Williams estiró su ser para romper el plano y conseguir el TD.

No obstante, la jugada se revisó exhaustivamente pues parecía que el corredor salió del campo tan solo unas pulgadas de lograr el touchdown. La revisión terminó por dejar la anotación en el marcador pues no se encontró evidencia suficiente para revertir la marcación.