HOUSTON ASTROS

Dusty Baker llega a Houston: "No permitiré robo de señas"

El entrenador llega a la organización de Houston para aportar sus conocimientos adquiridos a través de 22 años en las Mayores como dirigente.

Dusty Baker en su presenatación con Astros
Bob Levey AFP

Dusty Baker aterrizó en Houston. El nuevo entrenador de la franquicia de Texas llega para suplir a A.J. Hinch, quien junto a Jeff Lunhow fue despedido por el propietario del club, luego de que la Major League Baseball encontrara evidencia del esquema ilegal que utilizó la novena en 2017 para robar señas de los lanzadores contrarios. Pero eso quedó en el pasado, de acuerdo con el vigésimo segundo dirigente de los Astros.

Durante su presentación con Houston, Baker, de 70 años, aclaró que no habrá cabida durante su dirigencia para métodos ilícitos. "No ocurrirá bajo mi vigilancia y no veo forma en la que vuelva a ocurrir porque ha sido vergonzoso para mucha gente", dijo frente a los medios, de acuerdo con Matt Young, de Houston Chronicle.

El septuagenario cuenta con 22 años de experiencia en las Mayores a cargo del timonel. Pasó por la caseta de San Francisco Giants, Chicago Cubs, Cincinnati Reds y Washington Nationals. En más de dos décadas en la liga, Baker acumuló un total de 1,863 victorias y 1,636 derrotas.

En busca del título

A su vez, llevó a sus equipos a ganar siete títulos divisionales. También, se apropió en una ocasión del banderín de la Liga Nacional con San Francisco, en 2002. Año en el que Baker se quedó a ocho outs de su único título de Serie Mundial, cuando Los Angeles Angels se coronaron en el Juego 7, en Anaheim.

El dirigente no quiere desaprovechar esta oportunidad con Houston, quienes han alcanzado el Clásico de Otoño en dos de sus últimos tres viajes a postemporada. "Esta es mi última oportunidad de completar el reto", aseveró Baker. "Estaba feliz pero no satisfecho donde estaba y con lo que estaba haciendo porque algo me faltaba".

Control sobre la situación

Esta no será la primera ocasión en la que Baker esté bajo presión por escándalos. En sus años al frente de San Francisco, el mandamás tuvo entre sus peloteros a Barry Bonds, quien utilizaba de esteroides, sustancia que la MLB tiene prohibida.

"He sido víctima de cosas similares y he tenido peloteros en mi equipo en el pasado [que han pasado por ello], así que solo hablaré con ellos y me aseguraré de que se mantengan unidos y que continúen queriéndose entre ellos como lo han hecho. No conozco mucho de ellos, pero resulta ser que es un grupo muy unido de muchachos", declaró sobre el ambiente que viven el vestidor.