PICKS

No esperes más: Los pronósticos de la ronda de comodines de la NFL

Los Saints tienen una clara oportunidad para vengar el “Milagro de Minneapolis” de hace dos años.

Drew Bree, de Saints
Jacob Kupferman AFP

Uno siempre quiere empezar el nuevo año con el pie derecho, pero una cosa es querer y otra muy distinta es poder. No hay mejor ejemplo que el hecho de que segundos antes de empezar a escribir estas líneas derramé mi cerveza.

Lo bueno es que a partir de este momento la situación sólo puede mejorar. Para muestra, el hecho de que no tenemos que esperar mucho antes de obtener una de las mejores partes del nuevo año: Los playoffs. Nada define de mejor manera el término Año Nuevo como la postemporada. Todo lo que ocurrió en la temporada regular es cosa del pasado y, a partir del primer sábado de 2020, esperamos algo completamente diferente.

A partir de ahora, ya no se trata únicamente de talento o de esquemas. La cosa va más allá. Se trata de intangibles, de preparación y deseo, de una o dos jugadas, de experiencia y actitud, de los malditos elementos, y de liderazgo. Del factor X potenciado a la X.

¡¡Maldita sea estoy emocionado!! Solo me faltan otras dos cervezas (ya enfriándose) y poner el discurso de Al Pacino en Any Given Sunday (Oliver Stone, 1999), y yo mismo podría derribar a Lamar Jackson. Sé que se sienten igual, tal vez con resaca, pero de cierto modo igual.

Ya no perdamos más tiempo, que ustedes tienen cosas que hacer y yo una Carrera de Picks que remontar. Damas y caballeros, vámonos a los pronósticos.

Seahawks (-1.5) en Philadelphia

Sin lugar a dudas el juego más intrigante, particularmente por el momento que viven estos dos equipos. Por un lado, unos Eagles que llevan cuatro juegos de playoffs antes del inicio de la postemporada. Por el otro, unos Seahawks que atraviesan su peor momento.

Uno quiere analizar los juegos de manera imparcial y busca obtener la mayor cantidad de datos. Desafortunadamente, esa búsqueda a veces termina llevándote al departamento de información idiota. ¿De qué demonios hablo? De esto: Desde 1947, equipos con apodos de aves se han enfrentado en 11 ocasiones en postemporada… el local ha ganado todas y cada una de ellas.

Así no se puede. ¿O sí? Phily está jugando su mejor football del año, aunque ante cadáveres de la talla de Skins, Giants y Clownboys, pero algo han de sumar en cuestión de confianza. Especialmente al considerar que han ganado al menos 400 yardas en cada uno de esos cuatro cotejos en comparación con apenas en dos ocasiones en los 12 partidos previos. En ese lapso han perdido dos balones y han recuperado cuatro, y su defensiva no ha permitido más de 17 puntos en siete de sus últimos nueve encuentros.

Los Seahawks, sin embargo, están en una liga muy distinta a la de la competencia reciente de Fily. O tal vez no. Han perdido tres de sus últimos cuatro juegos (todos ante rivales divisionales), y a sus tres principales corredores, en ese lapso. La defensiva no permite menos de 344 yardas totales desde el juego de la semana 12, precisamente un triunfo en Philadelphia 17-9.

Los playoffs son tanto de talento como de momento, y pocos equipos llegan con más ímpetu que los Eagles. Información idiota, te maldigo. PICK: Eagles 26-23 Seahawks.

Seguro de la semana:

Vikings en New Orleans (-7.5)

En el papel estamos hablando de dos de los equipos más balanceados de la NFL, tanto en cuestión tierra-aire, como en ataque-defensa. Minnesota tiene la mejor defensiva, New Orleans tiene la mejor ofensiva. Vikings domina por tierra, Saints por aire. Como todo en esta vida, es cuestión de emparejamientos, “matchups” si tomaste Open English.

Yo no sé ustedes, pero yo he visto a los Saints de este año como un equipo en una misión, no están tomando prisioneros. Después del robo descarado de la final de NFC del año pasado, el coach Payton, Drew Brees y compañía tienen cuentas pendientes con el resto de la NFL. Y la memoria también debe de darles para recordar el Milagro de Minneapolis de hace dos años.

Los Saints han anotado al menos 34 puntos en seis de sus últimos siete juegos, pero repetir el truco no debería ser tan sencillo ante unos Vikes que permitieron más de 26 puntos apenas dos veces en el año, incluyendo 15.2 en promedio de sus últimos cuatro juegos. En ese sentido, no parece haber un claro favorito.

La buena noticia para los Vikings es que podrían recuperar a Dalvin Cook para el encuentro del domingo, lo que significaría que, en teoría, el balón no debería estar mucho tiempo en las inseguras manos de Kirk Cousins. La mala noticia es que los Saints son la cuarta mejor defensiva contra la carrera y eso significa que eventualmente el ovoide terminará en las manos del hombre de los 84 millones de dólares. Ya sabemos cómo terminará esto. PICK: Saints 31-21 Vikings.

Titans en New England (-5):

Ha pasado una década, con el conteo que le quieran dar, desde la última vez que los Patriots jugaron la ronda de comodines, y en esta ocasión fue por cortesía de Ryan Fitzpatrick y los Dolphins. Eso nos dice todo lo que necesitamos saber del momento que atraviesa New England.

La realidad es que los Patriots llegan arrastrándose a postemporada al perder tres de sus últimos cinco y con un ataque con más preguntas que respuestas. De hecho, son el único equipo en la postemporada que no tiene un solo triunfo cuando el rival anota más de 20 puntos. Eso revela el mal estado del ataque que comanda Brady y de la potencia de su defensiva.

Los Titans por su parte, sufrieron una transformación tipo Eiza González una vez que Ryan Tannehill asumió las riendas de la ofensiva. No han anotado menos de 20 unidades en ninguno de sus 10 inicios, han superado las 397 yardas en seis de ellos y promedian casi 180 yardas terrestres en sus últimos ocho partidos. Su único punto débil, y en verdad es más débil que el niño de la burbuja, sus pateadores.

Pocos equipos llegan con el nivel de talento a la ofensiva que tienen estos Titans. A lo largo de su imperio, Belichick se ha distinguido por anular a la principal arma del rival, pero en el caso de Tennessee resulta difícil identificarla, ya no digamos anularla. ¿Es Tannehill? ¿Derrick Henry? ¿A.J. Brown? El monje encontrará la forma… o ya la tiene en video.

No sé, siento que este partido ya lo vi. En febrero pasado. En el Super Bowl contra los Rams. Patriots 16-13 Titans.

Sorpresa de la semana:

Bills en Houston (-3)

Houston ganó la división por cuarta ocasión en los últimos cinco años, y comienzo a pensar que esa estadística habla más del estado del Sur de la AFC que de los mismos Texans. Es que, por más que busco, no logro encontrar algo que hagan excepcionalmente bien como para obtener relevancia en los playoffs.

Tal vez eso explique por qué un equipo tan talentoso nunca pudo hilvanar más de dos triunfos en la actual temporada y por qué el coach Bill O’Brien tiene apenas una victoria en tres viajes previos a playoffs y tuvo que ser ante Connor Cook y los Raiders. En otras palabras, no inspiran confianza.

¿Se acuerdan que hablábamos de “matchups”? Pues la mejor arma de los Texans, Carlos Hyde, va contra la 10ma mejor defensiva terrestre de la NFL. DeAndre Hopkins va contra posiblemente el mejor cornerback del año en Tre’Davious White y Deshaun Watson es el vivo reflejo de su equipo, con siete juegos de al menos 100 puntos de rating y otros siete con no más de 77.5 puntos.

En tanto, es muy fácil identificar cuál es la especialidad de los Bills. Una defensa mordaz, la segunda mejor de la liga, segunda contra el pase y 10ma en robos de balón. Más importante aún, es el séptimo mejor en defender terceras oportunidades y va contra el segundo peor equipo de la liga en ese rubro.

Buffalo sabe ganar fuera de casa (6-2) y va a un estadio que no tiene mucho peso. El coach Sean McDermott pregona un proceso y el sábado dan otro paso en la dirección correcta. PICK: Bills 23-20.

La Apuesta de DeTocho:

Saints -7.5

Bills +3

Patriots-Titans UNDER de 44.5

Semana 17: 13-3

Carrera de Picks:

Iván: 158-98

DeTocho: 155-101