Temas del día Más temas

PEACH BOWL

Joe Burrow debuta en el CFP ante los Sooners

Los Tigers son favoritos por dos touchdowns para vencer a Oklahoma en la primera de las semifinales.

Ed Orgeron y Joe Burrow
Kevin C. Cox Getty Images

Los Tigers de Louisiana State University (13-0), campeones de la Conferencia Southeastern, hacen su primera aparición en el College Football Playoff y lo hacen como el primer rankeado ante Oklahoma (12-1) en el Peach Bowl, en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta.

Para LSU será el sexto juego en la campaña contra un rival Top 10. Los Tigers están 5-0 en esos duelos.

Pero para el partido de este sábado es probable que LSU no cuente con el corredor Clyde Edwards-Helaire, quien sufre de una lesión en el bíceps femoral. El coach Ed Orgeron tendrá que decidir momentos antes de la semifinal si puede o no contar con su halfback.

Edwards-Helaire es el líder de los Tigers con 1,290 yardas terrestres y 16 touchdowns.

Pero LSU llegará tan lejos como lo lleve el quarterback Joe Burrow, ganador del Trofeo Heisman y favorito para ser la primera selección global del Draft 2020 de la NFL.

En 13 juegos, Burrow ha completado 342 de 439 pases (77.9%) para 4,715 yardas, 48 touchdowns y sólo dos intercepciones. Ha lanzado al menos un envío a la diagonales en 17 juegos en fila y ha superado la marca de la 300 yardas en 13 de los más recientes 16.

Su pareja de receptores también terminó con números astronómicos.

Ja’Marr Chase igualó una marca de la SEC con 18 recepciones de touchdown y atrapó 73 pases para 1,498 yardas, léase 124.8 por juego.

Justin Jefferson es líder de los Tigers con 88 recepciones y es segundo en el equipo con 1,207 yardas y 12 anotaciones.

La defensa de los Sooners es sólida contra la carrera, pero podría estar en problemas ante la tripleta Burrow-Chase-Jefferson, especialmente sin su mejor rusher, Ronnie Perkins (suspendido).

“La clave para su defensiva es presionar con su frontal”, dijo Matt Rhule, coach de Baylor. “Creo que la pérdida de Perkins es muy importante”.

Oklahoma debe mantener fuera del campo a Burrow y eso significa correr el balón mejor que nunca.

Los Sooners promedian 6.1 yardas por tierra en primer down y necesitan más de lo mismo en el Peach Bowl. Kennedy Brooks promedia 6.7 yardas por intento y la defensa de LSU acepta 3.6 por acarreo, así que ese duelo será clave.

Cuando Oklahoma vaya al aire veremos en acción al dinámico quarterback Jalen Hurts, quien también es el principal corredor de los Sooners. Hurts sumó 1,255 yardas por tierra detrás de una de las mejores líneas ofensivas del football colegial.

Hurts ha pasado para 3,634 yardas y 32 touchdowns este año y su rating de 200.3 sólo es superado por el de Burrow.

Su objetivo favorito es CeeDee Lamb, quien suma 1,208 yardas y 14 touchdowns.

El perímetro de LSU (16 intercepciones) está encabezado por el safety Grant Delpit, mientras Derek Stingley es líder de la SEC con seis intercepciones y 21 pases defendidos.

Para presionar a Hurts, los Tigers cuentan con el edge rusher K’Lavon Chaisson, líder del equipo con 11.5 tacleadas para pérdida de yardas.

La defensa de LSU sólo ha permitido un par de touchdowns en los dos más recientes, pero en la campaña permitió 21.2 puntos por juego y 5.04 yardas por jugada.

En cuanto a los coaches, Lincoln Riley, de Oklahoma, tiene más experiencia con su tercera aparición en el College Football Playoff, pero pocos entrenadores motivan a sus jugadores como lo hace su colega Ed Orgeron.

LSU es favorito por 14 puntos.

El ganador enfrentará a Ohio State (2) o Clemson (3) el 13 de enero en el campeonato del football colegial, en el Superdome de New Orleans.