Rams
21
FIN
44
Cowboys

NFL

Cowboys brinda exhibición y masacra a Rams

Dallas espera al momento más oportuno para brindar su mejor juego de la campaña y darle un golpe de muerte a Los Angeles.

Zeke Elliott anotando frente a Rams
RONALD MARTINEZ AFP

Dak Prescott inició el encuentro equivocándose en el volado. Pasó el resto del partido enmendando su error.

Prescott pasó para 212 yardas y dos touchdowns, Ezekiel Elliott corrió para 117 yardas y dos anotaciones y Tony Pollard ganó 131 yardas por tierra con una escapada de 44 a la zona prometida para encabezar a los Dallas Cowboys a un contundente triunfo el domingo 44-21 sobre Los Angeles Rams.

La defensiva hizo el resto para que los Cowboys (7-7) consiguieran su primera victoria del año sobre un equipo con récord ganador, mantuvieran su porción del liderato del Este de la NFC y le asestaran a los Rams un golpe prácticamente letal en sus aspiraciones de playoffs menos de un año después de llegar al Super Bowl.

Sumidos en una racha de 3 derrotas y una profunda crisis de identidad, los Cowboys despertaron justo a tiempo para brindar su actuación más completa del año. Y en el momento más oportuno, justo una semana antes de un duelo a todo o nada en Filadelfia.

Elliott tuvo más de 23 acarreos en un juego por primera vez desde la semana 6, los Cowboys que promediaban apenas 83.8 yardas por tierra en sus últimos cinco encuentros (1-4), sumaron el domingo 263 yardas -su cifra más alta de la campaña- ante unos Rams (8-6) que llegaron al juego como la 12da mejor defensiva por tierra de toda la NFL.

Jason Witten capitalizó una ofensiva de 90 yardas con un espectacular touchdown en recepción a una mano para abrir el marcador en el primer cuarto. Con la pizarra 7-7 después de la pronta respuesta por conducto de Todd Gurley, los Cowboys iniciaron la estampida.

Tavon Austin se encontró completamente solo en su recepción anotadora de 59 yardas a pase de Prescott para darle a Dallas ventaja definitiva. Después “Zeke” llegó a zona prometida con acarreos de una y tres yardas en un lapso de 1:30 a finales de la primera mitad para convertir el juego en una masacre. El primer touchdown por tierra de Elliott capitalizó una machacante marcha de 14 jugadas y 97 yardas, el segundo vino apenas tres jugadas después de que una intercepción de Sean Lee dejara el balón a nueve yardas de la zona de gol.

Los Rams jamás encontraron respuesta. Jared Goff completó apenas 33 de 51 envíos para 284 yardas con dos touchdowns, ambos con el encuentro más que definido, y una intercepción. El ataque terrestre de Los Angeles, que promediaba 147 yardas en sus últimos dos encuentros, acumuló apenas 22 yardas ante Dallas y la mancuerna de receptores de Robert Woods y Brandin Cooks se combinaron para apenas ocho recepciones y 63 yardas.

Dominio absoluto.