Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A
  • Liga Chilena
Campeonato Brasileño Serie A
Avaí Avaí AVA

-

At. Paranaense At. Paranaense APA

-

Liga Mexicana - Apertura

NFL

Tom Brady y los Patriots atascados a la ofensiva

El quarterback de New England reconoce que el ataque no está al nivel de su defensiva.

Tom Brady en partido de Patriots contra Eagles
Mitchell Leff AFP

Por primera vez en dos décadas de trayectoria, Tom Brady jugó todo el partido y no fue el líder en pases de touchdown de los Patriots en un partido. Tan solo la más reciente muestra del estancamiento en la ofensiva de New England.

Inadmisible para alguien de la categoría de Brady, en especial cuando la defensiva de los Pats está mostrando un nivel muy superior al de su ataque.

Es sólo frustración con la ofensiva, intentamos hacer el trabajo. Me alegra que hayamos ganado fuera de casa, pero al mismo tiempo me hubiera gustado que anotáramos más puntos”, dijo el quarterback un día después del triunfo 17-10 sobre los Eagles. “Debemos encontrar la manera de arreglar nuestros problemas lo mejor que podamos”.

No es común que Brady admita esta clase de problemas, pero el momento en que se presenta la llamada de atención no puede ser más oportuno. Con récord de 9-1 y de cara al tramo más difícil de su calendario ─Dallas, en Houston y Kansas City─, es evidente que New England ha encontrado caminos a la victoria, pero necesitarán más que los 21.3 puntos que promedian en sus últimos tres compromisos para mantener el primer lugar en la siembra a playoffs por la Conferencia Americana.

“Me gustaría que jugáramos mejor a la ofensiva”, reconoció. “Debemos hacerlo. No creo que se trate de hablar al respecto. Se trata de hacerlo e intentar lo mejor posible por trabajar con nuestra ofensiva y ver si podemos ser más productivos y anotar más puntos”.

New England no tenía este tipo de problemas en la primera mitad de la temporada, cuando promediaron 31,8 unidades en sus primeros ocho encuentros y superaron las 30 en siete de esos cotejos. Desde entonces, Brady no ha pasado para más de 285 yardas y tiene apenas tres touchdowns y una intercepción en sus últimos tres partidos.

De hecho, la actuación del domingo (26 de 47 para 216 yardas) representa la tercera ocasión que no lanza un pase de touchdown en una temporada en la que ha superado las 300 yardas por pase en apenas cuatro ocasiones.

Brady ya identificó parte del problema.

“Aunque suene raro, somos relativamente nuevos; nos estamos conociendo unos a otros en ofensiva”, dijo en la entrevista radiofónica con el programa “The Greg Hill Show” de WEEI.

Y tiene razón. La selección de primera ronda de los Pats, el wide receiver N’Keal Harris, tuvo el domingo su primer juego de la temporada. Mohamed Sanu tiene tres partidos con New England desde que llegó en un canje con los Falcons, y los tight ends Matt LaCosse y Benjamin Watson acumulan nueve ausencias entre los dos. Sin mencionar la lesión del fullback James Develin, el fiasco de Antonio Brown y el enorme hueco de Rob Gronkowski.

A pesar de los evidentes problemas en la ofensiva de los Patriots, Brady y el equipo están conscientes que la fortaleza de esta edición de New England radica en su defensiva, la número uno de la NFL, lo que les da a los Pats un lujo del que no muchos equipos gozan a estas alturas de la temporada: margen de error