INDIANAPOLIS COLTS

Colts enfrentarán a Dolphins sin Jacoby Brissett

Miami viene de su primera victoria en la temporada frente Jets, pero no derrota a Colts desde el 15 de septiembre de 2013 cuando Reggie Wayne jugaba su penúltimo año en la NFL.

Jacoby Brissett en la banca
Joe Sargent AFP

Malas noticias en Indianapolis. El equipo de Jim Irsay el mariscal de campo titular Jacoby Brissett se perderá el próximo partido cuando Colts reciban en el Lucas Oil Stadium a Miami Dolphins, luego de una lesión del ligamento colateral medial que sufrió en su rodilla izquierda, en la derrota 26-24 ante Pittsburgh Steelers de la Semana 9.

El entrenador Frank Reich comentó que Brissett podría jugar en contra de Miami "con un poco de riesgo" de empeorar el esguince del mariscal de campo que, según comentó el coach a Joel A. Erickson de IndyStar's, estuvo limitado a participar en las prácticas del equipo durante la semana.

La lesión, que deja fuera del próximo encuentro a Brissett como anunció el equipo, sucedió durante el segundo cuarto en el Heinz Field cuando el guardia Quenton Nelson cayó sobre el tobillo y después la pierna izquierda del pasador al perder la batalla en la línea de golpeo contra el defensivo. Brissett cayó al piso y salió del terreno de juego.

La baja de Brissett representa la segunda del equipo de su pasador titular en la temporada, luego de que Andrew Luck optara por el retiro antes de iniciar el calendario.

Hoyer, desde la banca

La ausencia de Brissett en el emparrillado obligó a Frank Reich a ir con su suplente, Brian Hoyer. El quarterback de Michigan State hará su debut como titular detrás del centro con Indianapolis y será, asimismo, la primera vez que Hoyer sea el encargado de llevar las riendas de la ofensiva en la primera jugada desde que lo hizo con San Francisco 49ers el 15 de octubre de 2017, cuando en la Semana 6 perdieron 26-24 frente a Washington Redskins.

Durante el periodo de Hoyer en San Francisco, el pasador inició los primeros seis partidos del calendario. En su estancia en la bahía el quarterback de 34 años terminó con marca de titular de 0-6, donde completó el 58 por ciento de sus pases, válidos para 1,245 yardas (207.5 por partido), cuatro pases de anotación y el mismo número de intercepciones, así como un rating de pasador de 74.1 puntos.

Esa misma temporada, Hoyer partió de vuelta a New England y el futuro de San Francisco pintaba mejor con la llegada de Jimmy Garoppolo, quien ahora lidera al equipo como los únicos invictos de la NFL.