AQUÍ SOLO FOOTBALL

Gracias a Harbaugh y Reid, la AFC vuelve a estar interesante

Gracias a sus coaches, Baltimore Ravens y Kansas City Chiefs son los equipos que pueden destronar a New England Patriots en la Conferencia Americana.

John Harbaugh y Andy Reid

Hay un par de coaches que no tienen el crédito que merecen, que lograron sendas victorias el domingo y que pusieron las cosas muy interesantes en la Conferencia Americana.

Andy Reid, quien ahora es sexto en la historia de la NFL con 201 triunfos en temporada regular, demostró por qué es uno de los mejores coaches de su generación con una importante victoria en casa sobre los Minnesota Vikings.

Sin su quarterback estrella (Patrick Mahomes, para los principiantes) por segunda semana en fila y ante una de las mejores defensivas de la NFL, Reid llegó al juego con su tropa perfectamente bien preparada para la batalla.

En cuanto al ataque terrestre, los Chiefs tuvieron su actuación más productiva de la campaña con 147 yardas, 125 cortesía de Damien Williams, incluida una escapada de 91 yardas hasta el touchdown, la carrera más larga en la historia de la franquicia.

Hasta este partido, los Vikings sólo permitían 89.4 yardas por tierra.

Matt Moore, el suplente de Mahomes, tuvo una sólida actuación al completar 25 de 35 (71.4%) para 275 yardas, con un touchdown y sin intercepciones. Su objetivo favorito fue Tyreek Hill, quien terminó con seis recepciones, 140 yardas y una anotación.

Moore y Hill se combinaron en los momentos más críticos del juego. Dos jugadas antes del gol de campo de Harrison Butker, que le dio el triunfo a Kansas City, Moore conectó con Hill en el centro del campo para una ganancia de 13 yardas que dejó a los Chiefs en la 26 de Minnesota.

Y luego está la defensiva.

Después de aceptar un promedio de 161.8 yardas terrestres en los seis primeros juegos de la temporada, los Chiefs han permitido 285 en los tres más recientes, es decir 95 por partido.

El domingo en el Arrowhead, el plan de juego de los Vikings era darle al menos 20 veces el balón a Dalvin Cook, quien llegó a este partido como líder de la liga con 823 yardas y nueve touchdowns.

Cook tuvo 21 intentos, pero apenas generó 71 yardas, promedio de 3.4 por acarreo y sin visita a las diagonales. Estupendo trabajo de Steve Spagnuolo, el coordinador defensivo que llegó este año a Kansas City para tratar de arreglar el punto flaco de este equipo. Y su mano comienza a verse.

Spagnuolo es mejor recordado por ser el coordinador defensivo de los Giants que derrotaron a los Patriots en el Super Bowl XLII, cuando New England buscaba la campaña perfecta.

Mahomes está listo para regresar en la Semana 10 en Tennessee y será un honor tenerlo en México para el duelo ante los Chargers en el Estadio Azteca.

Kansas City está 6-3 y hoy es el cuarto en la siembra de la AFC. Con Mahomes de regreso ya podemos marcar el juego del 8 de diciembre en New England.

Especialmente después de la derrota de los Patriots en Baltimore.

Lo cual me lleva a John Harbaugh, el coach de los Ravens, que maltrataron a la mejor defensiva de la liga con 210 yardas por tierra, lo más que ha aceptado la defensiva de Bill Belichick desde el 16 de octubre de 2014, cuando los Jets les corrieron para 218 yardas.

Desde la Semana 8 los Browns mostraron que los Patriots sufrían para contener la carrera, cuando Nick Chubb acumuló 131 yardas, prácticamente en tres cuartos porque en el último periodo sólo tocó el balón una vez.

Esa fue información valiosa para Harbaugh y los Ravens, que tomaron una rápida ventaja de 17-0 al inicio del segundo cuarto.

Para la primera mitad, Baltimore ya tenía 155 yardas por tierra. Como se esperaba, Belichick ajustó, pero su defensa se vio muy terrenal ante las dos últimas ofensivas anotadoras de los Ravens, que sumaron 28 jugadas, 149 yardas y consumieron 17:44 minutos.

Es la identidad del equipo de Harbaugh, que ahora está 39-9 cuando corre para al menos 150 yardas y 18-2 cuando suma 200 yardas.

Lamar Jackson completó 73.9 por ciento de sus pases (17 de 23) para 163 yardas y un touchdown. Por tierra, el electrizante quarterback de los Ravens sumó otras 61 yardas y dos anotaciones.

De hecho, Jackson se convirtió en el segundo jugador con un pase de touchdown y un par de anotaciones por tierra contra los Patriots en la era de Belichick (Ronnie Brown en la Semana 3 de 2008).

Baltimore está 6-2 y es el segundo sembrado en la AFC, con ventaja sobre New England en caso de terminar con el mismo récord.

La carrera en la Conferencia Americana está abierta y mejor que nunca.

Pero que nadie se confunda. Belichick aprende de sus derrotas y ahora tiene toda la información que necesitaba de los Ravens.

Esos 37 puntos de Baltimore en el Sunday Night Football fueron la mayor cantidad aceptada por los Patriots como visitantes desde la Semana 4 de 2014, cuando cayeron 41-14 en Kansas City.

¿Recuerdas aquella conferencia de prensa en la que Belichick repitió “We're on to Cincinnati” hasta el hartazgo? Fue después de aquella derrota ante los Chiefs.

Y los Patriots ganaron el Super Bowl XLIX.

Si hay alguien que puede vencer a Belichick en enero, esos son Reid y Harbaugh.

¿Alguien más?