SEMANA 9

Colts espera en Pittsburgh otro juego ruidoso y cerrado

Detrás de una línea ofensiva dominante, un buen ataque terrestre y el liderazgo de Jacoby Brissett, el equipo de Frank Reich busca un nuevo triunfo en un ambiente hostil.

Estados Unidos
0
Jacoby Brissett con Colts
ANDY LYONS AFP

No es el favorito a la mitad de la campaña para ser considerado el Coach del Año, pero lo que Frank Reich ha hecho con los Indianapolis Colts (5-2) es sobresaliente.

Muchos pensaron que los Colts eran un barco destinado a hundirse en el momento en que Andrew Luck anunció repentinamente su retiro, un par de semanas antes del inicio de la campaña regular.

Pero Reich no entró en pánico y rápidamente cambió la identidad de su equipo, consciente de que Jacoby Brissett era su quarterback titular de facto.

Así, detrás de la que quizá es la mejor línea ofensiva de la NFL, Indianapolis está como líder de la División Sur de la AFC con un plan sencillo, pero muy efectivo: correr, no cometer errores y ganar los juegos apretados.

Brissett, por supuesto, ha sido clave.

El quarterback de 26 años ha completado 64.5 por ciento de sus pases para 1,590 yardas, con 14 touchdowns y sólo tres intercepciones.

Pero hay un par de cosas que no aparecen en ninguna hoja de estadísticas: su madurez y liderazgo.

“Es legítimo”, dijo Reich. “Es el hombre. Lo hemos creído desde el primer día y nunca hemos vacilado en nuestra convicción sobre la fe que tenemos en Jacoby. Pero todos lo sabemos, él también lo sabe, que todavía tiene que demostrarlo”.

El domingo, en Heinz Field, tendrá que demostrarlo una vez más.

Los Colts viajan a Pittsburgh, uno de los lugares más hostiles y ruidosos de la NFL, lo cual complica mucho el trabajo de las ofensivas oponentes.

“Pittsburgh es un lugar divertido para jugar”, dijo Reich. “Hay un gran ambiente, un ambiente hostil. Es un buen equipo, está bien entrenado, es físico, así que vamos a tener una gran semana de práctica y vamos a jugar nuestro mejor partido del año esta semana”.

En la Semana 5, Indianapolis jugó en el Arrowhead Stadium de Kansas City, uno de los estadios más ruidosos de la liga. Pero los Colts fueron disciplinados y la línea ofensiva no cometió un solo castigo por una salida en falso.

De hecho, Indianapolis está entre los cinco equipos que menos castigos han cometido (43) y menos yardas por penalización suman (347).

Eso no quiere decir que los domingos han sido días fáciles en la oficina para los Colts. Todos sus juegos esta campaña se han decidido por un touchdown o menos.

CORREDORES, EN LA MIRA

Pittsburgh e Indianapolis son dos equipos que dependen de su ataque terrestre.

Aunque sólo ha tenido un par de juegos de más de 100 yardas, el corredor Marlon Mack es un componente fundamental en la ofensiva de Reich.

Mack es líder de los Colts con 590 yardas y tres touchdowns por la vía terrestre. Gracias a una dominante línea ofensiva y su ataque terrestre, Indianapolis ha sido capaz de controlar el tiempo de posesión y mantener los juegos cerrados.

Los Steelers tienen de regreso al joven quarterback Mason Rudolph (251 yardas contra Miami), quien se perdió un juego debido a una conmoción, pero el jugador más importante en la ofensiva de Pittsburgh es el corredor James Conner.

Conner se lesionó el hombro en el partido ante Dolphins, en el que corrió para 145 yardas en 23 acarreos, lo más alto en la campaña.

Conner no entrenó en toda la semana y si no puede jugar el domingo, su lugar será tomado por Jaylen Samuels, quien se perdió un par de partidos tras una cirugía en la rodilla.

Samuels tiene apenas 18 intentos, 50 yardas y un touchdown en la temporada.

Por si fuera poco, los Colts no han permitido un corredor de 100 yardas en 25 juegos en fila. Es la segunda racha más larga de la NFL al momento, sólo detrás de los 30 partidos de los New Orleans Saints.

Los Steelers han ganado los cinco más recientes en esta rivalidad, pero los Colts tienen tres triunfos en fila y han prevalecido en cinco de los seis más recientes esta campaña.

Esperen otro juego ruidoso y cerrado.