Nationals
7
FIN
3
Dodgers

NLDS

Nationals sorprende a Dodgers; avanzan a su primer NLCS

Viniendo de atrás 1-2 en la Serie Divisional, Washington ganó 7-3 el Juego 5 en Los Angeles y ahora jugarán por primera vez la NLCS desde que se mudaron a la capital.

Nationals celebran su pase a NLCS.
Harry How AFP

Los Angeles fue testigo de una gran hazaña –y a la vez una tragedia– que para fines comunes terminó por sorprender a aficionados y seguidores del baseball sin importar la latitud o el huso horario. Nationals, a domicilio, le sacó el Juego 5 de la NLDS 7-3 a Dodgers, y lo hizo de la forma más inesperada posible: viniendo de atrás todo el tiempo, en la Serie, en el partido.

Se esperaba un duelo de lanzadores y éste no decepcionó. Strasburg y Buehler se combinaron para 12.2 IP, 4 CL, 14 K, 10 H y 4 BB. El abridor de la novena capitalina tuvo problemas para mantener el gran dominio de sus lanzamientos y permitió tres carreras en las primeras dos entradas de trabajo, cortesía de un par de cuadrangulares de Max Muncy y Kike Hernandez, pero cerró los últimos cuatro episodios de forma impecable con seis ponches y, más importante, colgando el cero en la pizarra en cada episodio.

Para Dodgers la noche resultó su aliada mientras Walker Buehler estaba en el montículo, quien trabajó 6.2 entradas y minimizó el daño a una sola carrera. Pero el manejo del bullpen, como ha ocurrido anteriormente, terminó por dejar ir el juego y la clasificación a la Serie de Campeonato. El pelotero de 25 años salió de la loma y dejó el encuentro ganado, solo era cuestión de preservar la ventaja. Nationals tenía dos hombres en las almohadillas y Dodgers necesitaba tres strikes para salir del peligro.

Kershaw, el declive

Kershaw es conocido por su dominio durante la temporada regular y su bajo desempeño cuando se trata de octubre. Pero con el paso de los años el brazo del MVP y Cy Young de 2014 ha ido bajando su nivel temporada tras temporada. En aquel año, Kershaw manejó la mejor efectividad de su carrera (1.77) y para los playoffs correspondientes su efectividad resultó su peor marca (7.82) cuando lanza más de 10 innings y la segunda más alta en sus estadísticas de postemporada.

A pesar de resultar seleccionado All-Star esta campaña, Kershaw manejó una efectividad de 3.03, su segunda más alta desde su campaña de debut, hace 11 años (4.26).

Sin embargo, por alguna u otra razón, Dave Roberts se animó a traer desde el bullpen a Kershaw -cuya efectividad llegó 7.11 en la Serie- para el partido más importante de la temporada de Los Angeles. El resultado fue catastrófico: el abridor de 31 años logró cerrar la sexta, pero al abrir la séptima Anthony Rendon lo recibió con un batazo para la calle al segundo lanzamiento. Juan Soto repitió la dosis al primer envío y mandó la pelota a 449 pies de la registradora. Le empataron el juego 3-3 con seis outs por sacar.

Las (in)decisiones de Roberts

Roberts dejó pasar el primer cuadrangular y lo mantuvo ante Soto, quien ya había bateado un bambinazo en el juego 3 en contra de Hyun-Jin Ryu. Tras el batazo del dominicano, Kenta Maeda hizo su aparición en la loma y mantuvo el empate ponchando a los tres bateadores que enfrentó.

La novena se fue en ceros para ambos equipos y el juego llegó a extra innings. La última vez que Dodgers no pudieron cerrar un partido en nueve episodios, fue el único de la Serie Mundial ante Boston que Dave Roberts pudo ganar: el Juego 3, en el cual también lanzó una joya Walker Buehler y se fue sin decisión, pero aquel sí lo cerraron en la 18a con un jonrón de Max Muncy para dejar en el terreno a Red Sox.

Anoche, las cosas resultaron de otro modo. Joe Kelly siguió a cargo del montículo, luego de cerrar la novena sin problemas. El relevo abrió la entrada 1-2 ante Adam Eaton y aun así le dio el boleto tirando tres bolas de manera consecutiva. Anthony Rendon también lo trabajó y al quinto lanzamiento prendió la curva de nudillos entre el izquierdo y el central para un doble. Pero aún no llegaban las carreras, y llegó quizá la peor decisión de Roberts: le dieron la base intencional a Soto manteniendo a Kelly en la loma.

Llegó el turno para el quinto en el orden Howie Kendrick que al segundo lanzamiento sonó la madera para acabar con el ánimo de cualquier fanático en el Dodger Stadium. El batazo de cuatro esquinas limpió las almohadillas y puso a su equipo 7-3 arriba, y Sean Doolittle con una cómoda ventaja cerró la Serie retirando a los tres bateadores.

Luego de la derrota de Dodgers, ésta es la primera campaña en la que un equipo con 106 victorias no clasifica al Clásico de Otoño. También es la primera serie en octubre que gana Nationals desde su llegada a Washington; la única vez que lo habían ganado tres de cinco fue en 1981, la franquicia estaba en Montreal.

Mientras en Los Angeles ya se están planeando las vacaciones, Washington ya piensa en su primer encuentro ante St. Louis.