Boxeo

Oscar de la Hoya es demandado por extrabajador de Golden Boy

El otrora pugilista enfrenta un proceso legal acusado de sacar ventaja de un colaborador de la promotora al grado de provocarle secuelas en su salud.

Oscar de la Hoya en ring de box
Alexis Cuarezma Getty Images

El "Golden Boy" podría estar en graves problemas con la ley de California. Este jueves el portal de noticias TMZ informó que Oscar de la Hoya ha sido demandado por un extrabajador de Golden Boy Promotions.

El demandante, identificado como David Gonzalez, asegura que en 2010 fue contactado por la empresa del pugilista retirado para integrarse a sus filas para realizar trabajo promocional y también como anunciador durante los eventos.

No obstante, de acuerdo con Gonzalez, poco tiempo después sus funciones en la organización cambiaron y comenzó a recibir llamadas por parte de De la Hoya a altas horas de la noche para "ayudarle en varias situaciones comprometedoras y, en la mayoría de los casos, ayudando a De la Hoya a salir de situaciones de vida o muerte mientras se encontraba intoxicado bajo la influencia de múltiples sustancias", como cita el afectado en el documento entregado a una corte de la ciudad californiana.

Asimismo, Gonzalez relata que la situación se agravó en abirl de 2018, cuando se vio involucrado en un accidente y tuvo que ser hospitalizado. Por este motivo, se comunicó con Golden Boy Promotions para informar que no podía laborar y como respuesta fue amenazado con perder su trabajo.

Finalmente, al no poder trabajar, la compañía lo forzó a renunciar, lo que generó "severo daño emocional" en Gonzalez. Además, en la querella se señala que De la Hoya no cumplió con todos los pagos acordados.

Por el momento, Golden Boy Promotions no ha emitido comentarios al respecto.

¿Quién es Gonzalez?

David Gonzalez es un locutor radiofónico de Los Angeles que saltó a la fama en 2001 cuando aceptó tatuarse la frase "Dormí con Shaq" en la frente a cambio de boletos de Lakers para postemporada. Poco tiempo después "Tattoo", como es conocido, removió la frase del rostro.