Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores

Honduras

Derick Hulse, de futbolista profesional a pastor evangelista

El exvolante hondureño dedicó 16 años de su vida al fútbol, pero tras dejar las canchas cambió drásticamente el rumbo de su vida. Hoy es pastor cristiano.

El exvolante hondureño dedicó 16 años de su vida al fútbol, pero tras dejar las canchas cambió drásticamente el rumbo de su vida. Hoy es pastor cristiano.

Derick Hulse, fue jugador hondureño de Platense, Marathón, Victoria y del Shanghai Shenhua de Chinam dejó las canchas de fútbol en 2013, haciendo no sólo un gran cambio en su vida profesional, ya que también se alejó de las fiestas y las drogas para tomar el camino de Dios. Después de terminar su carrera como futbolista se convirtió en pastor cristiano.

El exvolante hondureño aceptó que no le molesta su pasado, pero al mismo tiempo considera que el tiempo que estuvo en el mundo del balompié fue una pérdida de tiempo, ya que le faltó un guía que lo llevara por un buen camino. Esto debido a que durante su etapa como profesional se dedicó a vivir una vida llena de fiestas, drogas, mujeres y mucho descontrol, pero al mismo tiempo se considera bendecido por haber tenido la posibilidad de jugar al más alto nivel.

“Yo perdí 16 años de mi vida en aquel momento; si hubiese tenido un guía, un padre espiritual que me dijera qué hacer, otra cosa fuera. No me quejo del fútbol, fui bendecido, pero perdí mucho”, expresó Hulse en platica con el Diez.

El motivo por el que decidió convertirse en pastor fue cuando se encontraba en Guatemala y gracias a la vida que llevaba el dio un derrame, mismo que le hizo entrar en razón y darse cuenta que con ese estilo de vida no iba a poder jugar por mucho tiempo más al más alto nivel. Fue en ese momento que hizo un pacto con Dios, en el que si lo sabana, él jamás se alejaría de su mano.

“Llegó un momento en mi carrera que tuve todos los lujos que quise: mujeres, carros costosos, casas, etc. Entonces comencé a consumir alcohol y drogas. Estando en Guatemala, cuando jugaba para el Marquense, sufrí un derrame a causa de todo eso, arrojaba sangre por la boca. Quedé tan mal de eso, que no podía jugar mucho tiempo y tenía que salir rápido de las canchas. Un día cansado de luchar contra mi mismo, hice un pacto con Dios, le dije que si él me sabana, nunca más me alejaría de su seno”, contó a La Prensa.

Actualidad de Derick

El exjugador hondureño además de ser pastor se encuentra ligado a una asociación de futbolistas cristianos, los Atletas del Reino, donde continúa ligado al deporte y se encarga de ser el guía que muchos deportistas necesitan.

El exjugador de Marathón busca que los jóvenes puedan llegar a ser profesionales, pero al mismo tiempo puedan contar con una persona que les enseñe a valorar todo lo que el deporte les pueda dejar. Predica la palabra de Dios a pandilleros, personas que se encuentran en problemas, es consejero matrimonial y ha ayudado a muchos futbolistas.