Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A

Marc - André Ter Stegen, el santo alemán del FC Barcelona

Estados Unidos

No sé. Si queréis me invento la razón por la que ha sido todo tan aburrido, pero no estamos para inventar nada.

Solo vemos piezas inarticuladas, el terror de partidos fuera de casa en la Champions y el espíritu de Anfield divagando cual ente en nuestras espaldas derrotadas.

Valverde fue valiente en la alineación, sobre el sistema de juego nada de nada, como siempre, tampoco es novedad.

Semedo no se entera y en el penalty se palpa una falta de concentración asombrosa, Lenglet está en forma, Piqué con más ganas de marcar que de defender, De Jong no se atreve a subir.

Busi siempre es Busi, Rakitic sacrificado (no nos hemos enterado que la culpa de la solidez defensiva tiene nombre croata), Luis Suárez no controla ni pasa un balón fuera del área por lo que no se produce fluidez cuando corre fuera del área, ha jugado más de defensor del Dormund que de delantero del Barça.

Griezmann sigue perdido, pero muy perdido, Messi ramplón aunque se le perdona porque han sido sus primeros minutos de juego de la temporada, Ansu Fati ha empezado fatal y el chaval se ha crecido porque encara y le da igual perder las pelotas que sean necesarias, Alba roto y falta uno.

El mejor portero del mundo. Es un esperpento que Neuer le replique algo a Ter Stegen.

El partido de Ter Stegen ha sido de enmarcar.

Lo mejor de parar el penalty no ha sido pararlo, ha sido ese segundo en el que se ha levantado y a ca-ma-ra-len-ta le ha sacado de la cabeza el gol a Reus.

Un despojo de indolencia y condescendencia en su ADN que da pavor al mismo tiempo que admiración.

¿Para cuándo la canonización del bávaro? y ¿para cuándo dejar de aburrirnos?