Competición
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Portuguesa
Campeonato Brasileño Serie A

Mis Cien Años de la NFL

Estados Unidos

Recuerdo perfectamente ese día, como si hubiera ocurrido ayer.

Fue la tarde del sábado 28 de diciembre de 1975. En la calle 2 Norte de la Colonia Nuevo Laredo, un vecindario sin pavimento ni banquetas, dentro del Municipio de Ecatepec, yo jugaba futbol con mi hermano Gabriel y otros amigos. En aquellos tiempos los triunfos del Atlas de mis amores, con Pepe Delgado y Chavarín al mando, llenaban todas mis ilusiones.

De pronto, se abrió la puerta de mi casa y apareció mi padre gritando,

- “Gabriel y Pepe, vengan acá, rápido”

- “Ahorita”, fue la respuesta de nosotros

- “Que vengan acá, les dije”

La insistencia de don Filemón Garay estaba perfectamente justificada. En la pantalla del televisor, Fernando Von Rossum, Víctor Serrato y Jorge Berry, colmaban de elogios a Roger Staubach quien acababa de conectar un bombazo de 50 yardas a Drew Pearson, con 17 segundos en reloj, para ganar 17-14 a los Vikingos de Minnesota, y avanzar a los Vaqueros de Dallas a la final de la conferencia nacional.

- “Tienen que ver esto, miren, qué pase de Staubach, y qué atrapada del 88”, nos dijo mi papá

Dos semanas después el mismo Staubach y “el 88” estaban jugando el Super Bowl X contra los Acereros de Pittsburgh. Ahí estaban Terry Bradshaw, Lynn Swann, Franco Harris y compañía, contra los Vaqueros que dirigía un coach con sombrero chistoso. A Lynn Swann se le ocurrió atrapar un pase sobre el esquinero Mark Washington, en una escena que hoy, al mismísimo Hoollywood, le costaría trabajo recrear.

Por si todo eso fuera poco, se decía que el pateador de los Vaqueros era mexicano, Efrén Herrera.

El espectáculo fue tan intenso y emotivo que mi mundo, un niño de 12 años, no necesitó más para conocer el “amor a primera vista”.

La NFL que hoy abre su temporada del Centenario es un espectáculo como ningún otro en el deporte mundial, una liga que asume su obligación de entretener y divertir al público, y lo cumple cabalmente.

Seis años después a aquella hazaña de Roger Staubach en Minnesota, Don Filemón Garay seguirá abriendo mi camino hacia la NFL.

Un día le dije,

- “Papá, ya no compres El Heraldo de México, mejor compra otro periódico, porque éste no escribe nada de futbol americano”

- “Mejor mándales un carta y reclámales que tú quieres leer de futbol americano, y no escriben nada, a ver qué te dicen”, me dijo Don Fili

Lo hice y cuál sería mi sorpresa que don Aureliano López Martínez, (QEPD), para entonces director de Deportes de ese diario, me respondió diciendo,

- “Aquí hay mucha información de futbol americano pero no tengo quien la trabaje, ven a visitarme, te invito a que tú la escribas para el periódico”.

No fue difícil llegar. Un camión desde Ecatepec al metro Indios Verdes, después el Metro hasta la estación “Niños Héroes”, y a sólo dos calles, en Doctor Carmona y Valle 150, ahí estaba El Heraldo de México.

Y mi vida cambió para siempre.

Así mi NFL que cumple un centenario de vida, de los cuales casi la mitad hemos caminado juntos, y que hoy me tiene colaborando para Diario As, con cobertura de 35 Super Bowls consecutivos, narrando los partidos para TV Azteca, y agradeciendo a Dios y a Don Fili haberme llamado al televisor, aquel sábado 28 de diciembre de 1975.