Competición
  • Premier League
  • Serie A
  • Hoy en As

MLS

Rodolfo Zelaya, el fichaje que ilusionó y se apagó en la MLS

El delantero salvadoreño llegó como una opción importante al ataque en el esquema de Bob Bradley, sin embargo, su realidad es difícil en la actualidad

El delantero salvadoreño llegó como una opción importante al ataque en el esquema de Bob Bradley, sin embargo, su realidad es difícil en la actualidad

En enero del presente año Rodolfo Zelaya fue anunciado como refuerzo de LAFC para la temporada 2019 de la Major League Soccer. El atacante salvadoreño llegó proveniente de Alianza, con quien venía de perder una final de liga en el Apertura 2018. Pese a ello partió del club consolidado ya como una figura no solo por sus goles, sino por sus cuatro títulos de liga con esta institución.

El inicio de “Fito” con LAFC fue duro, puesto que las lesiones lo aquejaron y se perdió gran parte del torneo. Tuvieron que pasar 6 meses para que Zelaya jugara un partido oficial y lo hizo el pasado mes de junio en la victoria de su equipo ante Real Salt Lake por la cuarta ronda de la US Open Cup.

En lo que se refiere al campeonato local, Zelaya debutó ante Colorado Rapids el pasado 29 de junio, jugando un total de 23 minutos. Su estreno goleador se dio el 4 de julio en el triunfo de LAFC ante Sporting Kansas City por 5-1 y a partir de entonces comenzó la ilusión, pero el desarrollo de su accionar sería muy diferente.

El tormento de Fito en la MLS

Zelaya solo ha podido jugar cuatro de 26 partidos en el año en la temporada regular de MLS y cosecha 118 de 2,340 minutos totales, es decir, ha disputado apenas el 5% de la campaña. Por si esto fuera poco, Bob Bradley no lo convocó para el partido de este miércoles por la noche y todo apunta a que jugará de nuevo con Las Vegas en la USL, su segundo con este cuadro.

Al equipo llegan también más refuerzos a la ofensiva y el panorama no luce alentador para Fito, quien termina contrato a final de temporada. Sería injusto sacar conclusiones en este cierre de temporada, pero los pocos partidos que quedan serán vitales para que Zelaya le demuestre a su entrenador que tiene argumentos para quedarse.