Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

USWNT

USA femenil, un equipo que sí excluyó a un sector social

A pesar de la diversidad que Estados Unidos femenil dice tener en su equipo nacional, hay un sector de la sociedad que no está representados, las latinas.

USA femenil, un equipo que sí excluyó a un sector social

El equipo de Estados Unidos Femenil fue a Francia con la bandera de diversidad e inclusión, las lideradas por Jill Ellis partieron de norteamérica con una lucha que inició a principios de 2019, cuando el equipo estadounidense inició una demanda contra su federación para pedir la igualdad de pago.

La lucha continuó con Megan Rapinoe al frente, pues la co-capitana de USWNT pelea por los derechos de las minorías desde 2016, cuando se unió a la causa del quarterback de los San Francisco 49ers, Colin Kapernick, quien protestó contra la violencia racial y la opresión de las minorías, por lo que al momento de cantar el himno nacional, decidió ponerse de rodillas como forma de protesta contra la administración de Donald Trump. Rapinoe fue la primera deportista femenina blanca en apoyar esta causa.

Pero una pieza periodística de LA Times dice lo contrario, pues a pesar de que el discurso de Megan Rapinoe señala que el equipo nacional femenino de Estados Unidos se caracteriza por darle inclusión a las minorías, una parte fue excluida. Se trata de la comunidad latinoamericana, misma que no tuvo representación en el combinado de las 'Barras y las Estrellas'.

La estrella del combinado estadounidense y ganadora del Balón de Oro durante la Copa del Mundo de Francia 2019 dio un discurso en la ciudad de Nueva York en donde apeló a que en el equipo tenían gran diversidad. "Tenemos chicas blancas, negras y todo lo demás", pero parece que Megan se equivocó, pues hace falta uno de los sectores con mayor presencia en USA, la comunidad latinoamericana.

LA Downtown Soccer Club

El periodista Bill Plaschke se enfocó en estudiar el caso del equipo de fútbol femenino LA Downtown Soccer Club, una plantilla de fútbol soccer que está compuesta principalmente de futbolistas hispanas de 15 y 16 años, con un perfil humilde, que las excluye de poder pagar de dos mil dólares hasta cinco mil a academias de balompié de élite del sur de California, junto a "mujeres blancas y ricas" que sí tienen la oportunidad de avanzar desde su zona de privilegios.

"Sus sueños parecen lejanos. Estas chicas vienen de hogares que no pueden costear pagos cobrados por clubes que van desde los dos mil dólares a los cinco mil dólares al año. Vienen de una cultura que tradicionalmente no apoya a las mujeres deportistas. Viven en áreas de la ciudad muy lejanas de las academias de élite del sur de California".

Diversidad en USWNT

Durante la Copa del Mundo de Francia 2019, Estados Unidos sólo contó con cinco mujeres de color, las 18 restantes son futbolistas blancas y que ya tenían un reconocimiento a nivel internacional, tales como Megan Rapinoe, Julie Ertz, Alex Morgan, Rose Lavelle, entre otras.

Racismo contra latinas que juegan en EE.UU

El periodista de LA Times se encargó de entrevistar a las adolescentes que participan en esta academia, quienes dieron su testimonio de lo que viven en los campos de fútbol al enfrentarse a chicas que viven en mejores condiciones económicas.

Nayelli Barahona, una de las integrantes de la academia de Downtown, habló del choque económico y cultural que existe al jugar en zonas adineradas, y explicó que podía resultar intimidante, pero que el equipo se sobreponía a eso.

"Puede parecer intimidante, pero nosotras no permitimos que lo sea. Llegan a jugar en automóviles de lujo, sus uniformes y zapatos son nuevos. Nosotras no tenemos tantos privilegios como ellas", sentenció. "Muchos padres llegan a gritarnos a nosotras durante los partidos cuando están enojados, siempre nos dicen, 'lárguense a sus países, ustedes no son de aquí, no merecen jugar en estas canchas, sí es difícil", dice Barahoma.

Inclusión de latinas

La inclusión de jugadoras hispanas en el equipo de USA es un tema que no se toca tan constantemente como sí se hace con otros sectores que pertenecen a las minorías, por lo que US Soccer habrá de voltear a ver a este sector que aún no entra en la lista de prioridades del combinado nacional femenino estadounidense.