Competición
  • Champions League
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Mundial de Clubes

London Series

Los Yankees barren la London Series ante los Red Sox

La novena de New York hizo valer de nueva cuenta el dominio que tiene en la presente temporada sobre el equipo de Boston y venció a su rival de nuevo.

Partido entre Red Sox y Yankees en Londres
Tim Ireland AP

Este sábado Yankees y Red Sox dieron una exhibición ofensiva en el diamante provisional instalado en el Estadio Olímpico de Londres y no había indicios de que algo cambiaría para este domingo. Y así fue, pues el resultado fue de 12 a 8 a favor de New York.

Aunque al inicio del encuentro parecía que los Red Sox podrían sacarse la espina de la derrota de una noche antes. Tan solo en la primera entrada los pupilos de Alex Cora se combinaron para tres cuadrangulares ─obra de Xander Bogaerts, J.D. Martínez y Christian Vázquez─ y  cuatro carreras.

Pero desde ese momento y hasta el octavo capítulo, el duelo fue de los Yankees. En el segundo rollo de acción los 'Mulos' respondieron con par de carreras remolcadas por Gio Urshela y Brett Gardner.

Para el inicio del último tercio del partido, vino un impresionante rally de nueve carreras. Aaron Hicks, Gary Sánchez, Urshela y DJ LeMahieu se combinaron para impulsar casi una decena de anotaciones. La cereza en el pastel la puso Didi Gregorius un capítulo después con un vuelacerca ─con lo que llegan a 31 partidos consecutivos conectando home run.

En el octavo inning Boston intentó reaccionar; sin embargo, no consiguió reponerse de un déficit de ocho carreras. Vázquez, Eduardo Núñez y Sam Travis se encargaron de colocar cuatro carreras más en la registradora pero los Red Sox desperdiciaron tener la casa llena para empatar la pizarra.

El ganador y el perdedor del juego

Adam Ottavino, quien trabajó una entrada durante el sexto rollo, se anotó su tercera victoria del año. El relevista ponchó a dos y no permitió contactos para dejar su ERA de 1.45. También hay que destacar la labor del mexicano Luis Cessa, quien entró para librar la emergencia de la primera entrada y mantuvo a raya la ofensiva liderada por Mookie Betts.

Por otra parte, Marcus Walden sumó su primer descalabro de la temporada al permitir cuatro carreras y no poder retirar ningún bateador de los Yankees. Además entregó un pasaporte y su efectividad quedó en 3.48.