Competición
  • Amistosos
  • Final ATP World Tour
  • Liga Chilena
Amistosos
Paraguay Paraguay PAR

-

Venezuela Venezuela VEN

-

Final ATP World Tour
daniil_medvedev Daniil Medvedev Daniil Medvedev
-
alexander_zverev Alexander Zverev Alexander Zverev
-

MLB

Red Sox y Yankees se disputan el Este de la Liga Americana

Alex Cora con los Red Sox

John Bazemore

AP

Red Sox y Yankees, los protagonistas de una de las mayores rivalidades del béisbol, buscan la cima divisional y mucho más.

Los Red Sox tienen lo que los Yankees quieren, y en su lucha por defender su campeonato, Boston hizo lo que consideró más conveniente. Absolutamente nada.

Mientras su acérrimo rival, New York, se mantuvo activo durante toda la pretemporada sumando a un arsenal ya de por sí envidiable, los Red Sox optaron por la continuidad. Después de todo, un título y un récord de la franquicia con 108 victorias son un excelente punto de partida.

Boston mantiene prácticamente intacta una rotación que logró conservar al héroe de la postemporada Nathan Eovaldi en un contrato por cuatro años y 60 millones de dólares y extendió el acuerdo con el as Chris Sale por cinco años y 150 millones, con la esperanza de lograr lo que la organización no ha visto en más de un siglo: un bicampeonato.

A pesar de contar con prácticamente el mismo lineup que les dio el noveno gallardete de su historia, los movimientos más destacados que hicieron los Red Sox fueron sustracciones y no adiciones. El cerrador Craig Kimbrel ─uno de los puntos más débiles de Boston en la postemporada─ permanece en la agencia libre. El relevista Joe Kelly emigró a los Dodgers y el veterano Ian Kinsler ahora es parte de San Diego.

Salvo una nueva lesión del veterano Dustin Pedroia, el equipo luce un arsenal completo e incluso la ausencia del segunda base no luce tan preocupante debido a que los Red Sox se han acostumbrado a vivir sin Pedroia, quien ha jugado menos de 105 partidos en tres de las últimas cuatro campañas.

Incluso con el plantel intacto y si el manager boricua Alex Cora puede mantener al plantel hambriento, a los Red Sox les espera una tarea titánica tan solo para sobrevivir en el liderato de la división.

Los Yankees quieren la cima

El desafío tiene nombre, 27 títulos y nuevas adquisiciones con el único objetivo de sumar su primer título de Serie Mundial desde 2009, que para los estándares de los Yankees es una eternidad.

Un año después de imponer un récord de Grandes Ligas con 267 cuadrangulares, la versión 2019 es mucho más que bateo, al grado de que Giancarlo Stanton y Aaron Judge podría ni siquiera ser la dupla más temida con la que cuenta el Bronx.

Esa distinción bien podría pertenecer a un bullpen que ya contaba con Aroldis Chapman, Dellin Betances y Chad Green y para esta nueva campaña sumó a Zack Britton y Adam Ottavino, dándole al manager Aaron Boone un relevo envidiable que podría recortar los juegos, y la presión sobre sus abridores de manera significativa.

Con un bullpen dominante, los abridores de Nueva York no tienen que hacer tanto. Y no es que no puedan. La llegada de lo zurdo James Paxton y Gio González, le da a la rotación mayor balance y muy necesaria profundidad, especialmente considerando que el estelar Luis Severino y el veterano CC Sabathia no estarán disponibles durante el primer mes de campaña.

A la ofensiva, como quedó establecido con sus 267 vuelacercas, no hay muchos puntos débiles. La lesión durante buena parte del año de Didi Gregorious (27 HR, 86 RBI) quedó cubierta con las adquisiciones de DJ LeMahieu y el veterano Troy Tulowitzki, quienes compartirán diamante con los jóvenes Miguel Andújar y Gleyber Torres, segundo y tercer lugar respectivamente en la votación al Novato del Año.

Si algo puede salir mal para los Yankees es precisamente un retroceso en el rendimiento de sus dos jóvenes baluartes. Andújar (.297, 27 HR, 92 RBI) y Torres (.271, 24 HR, 77 RBI) tomaron a la liga por sorpresa en 2018, pero ahora todos los pitchers del circuito están equipados con un reporte de scout para trabajar ante ellos.

Los silenciosos Rays

Quienes no parecen muy preocupados por reportes y pronósticos son el manager Kevin Cash y los Tampa Bay Rays, quienes pretenden continuar con su sorprendente ascenso que la temporada pasada se tradujo en un año de 90 triunfos.

En su afán por volver a playoffs tras una ausencia de cinco años, los Rays sumaron al abridor Charlie Morton (15-3, 3.13) para hacer mancuerna en la parte frontal de la rotación con el actual Cy Young Blake Snell (21-5, 1.89).

Ese es un excelente punto de partido para Cash y un equipo que tuvo la segunda mejor efectividad colectiva de la Liga Americana y que, con su estilo poco ortodoxo de “starters” ha creado una revolución en la manera de manejar a un cuerpo de lanzadores.

La ofensiva sigue siendo un trabajo en progreso, pero no por eso deja de ser peligrosa… a su manera. Sin dinamita en su arsenal, Tampa Bay ha basado su éxito en el contacto (2dos en bateo colectivo de la Liga Americana) y la velocidad (segundos en robos). Y esperan que las llegadas de Avisaíl García y Mike Zunino sean suficientes para contrarrestar la salida de Wilson Ramos y Jake Bauers.

Uno de los equipos de menor edad en Grandes Ligas, tiene motivos para permanecer optimista a corto y mediano plazo. No solo se quedaron a 7 juegos de llegar inesperadamente a playoffs el año pasado, sino que 2018 les trajo también la llegada del joven shortstop Willy Adames (10 home runs en 288 turnos) y para esta nueva temporada otro paracorto dominicano, Wander Franco, inicia como el cuarto mejor prospecto de todo el béisbol según Baseball America.

Orioles buscan salir del abismo

En Baltimore, inicia el segundo año de una reconstrucción que promete ser larga y dolorosa. Una temporada después de deshacerse en cambios de Manny Machado, Jonathan Schoop, Kevin Gausman y Zack Britton, este año también dejaron ir en la agencia libre a Adam Jones y Caleb Joseph, dejando a los Orioles con muy poco que ofrecer, al grado que podrían superar sus 115 derrotas de la temporada anterior.

Blue Jays sin esperanzas

Y si Baltimore inició la reconstrucción, Toronto continuó con la destrucción. Un año después de deshacerse en cambios de J.A. Happ, Roberto Osuna y Josh Donaldson, los Blue Jays perdieron para esta nueva temporada al abridor Marco Estrada, al receptor Russell Martin y a los shortstops Troy Tulowitzki y Aledmys Díaz.

Si bien Toronto ya sufría de un déficit de talento que le impedía competir en la extremadamente complicada División Este, el nuevo éxodo de peloteros no es más que una promesa de más derrotas en una columna que en 2018 alcanzó las 89.